La Corte se mete con los tribunales federales y ordena investigar la filtración de escuchas

La Corte se mete con los tribunales federales y ordena investigar la filtración de escuchas

Los cuestionamientos que cada día surgen con más fuerza contra los jueces federales y los oscuros pasillos de los tribunales de Comodoro Py parecen haber tenido por fin su rebote en la Corte Suprema de Justicia. El máximo tribunal del país ordenó investigar nada menos que al órgano que se encarga de realizar escuchas judiciales.

La Corte viene recibiendo desde hace varios meses críticas más o menos solapadas por la inacción ante la filtración de las escuchas entre la expresidenta Cristina Fernández y el extitular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI)Oscar Parrilli,

El ya legendario “soy yo, Cristina, pelotudo” fue escuchado hasta el hartazgo en medios de comunicación que operan a favor del gobierno nacional y que buscan limar la figura de la exmandataria. La repetición de la difusión de los audios terminó generando que quienes dejaron que se filtrara finalmente fueran investigados. ¿Llegará la lupa hasta los pasillos de los medios periodísticos que difundieron los archivos?

El pedido de la Corte llegó hasta el Congreso de la Nación, que deberá arbitrar las herramientas para llevar a cabo una auditoría sobre la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado, área encargada de efectuar las escuchas.

El Supremo tribunal también exigió al juez federal Rodolfo Canicoba Corral que informe “si se han detectado circunstancias que permitan atribuir algún tipo de responsabilidad de los agentes de aquella Dirección; si existe alguna observación respecto la forma en la que se desarrollan las tareas que fuera susceptible de afectar los principios de transparencia y confidencialidad custodia, así como cualquier otro elemento que considere relevante”.

La orden de la CSJN fue firmada por su titular, Ricardo Lorenzetti y los integrantes Elena Higthon, Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz.

Las escuchas del caso (que hasta el momento solo generaron más que nada recortes de los momentos en que Cristina insulta a algunos dirigentes hoy oficialistas) habían sido ordenadas en el marco de la causa por encubrimiento a Ibar Pérez Corradi.

La Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos Crimen Organizado fue creada “con autonomía de gestión y facultades para adoptar, bajo su exclusiva responsabilidad, las decisiones conducentes” para la realización de escuchas, según el mandato que resaltó la Corte en su fallo de este jueves.

“Desde la primera oportunidad esta Corte confirió especial importancia los aspectos de transparencia y confidencialidad que debían regir su actuación”, agregó.