Sucede que la familia está convencida que el fallecimiento fue por el estudio y a través de un escrito presentado ante el juez Gabriel Ghirlanda a cargo de la causa por el fallecimiento de Debora Pérez Volpin, los abogados de la familia de la periodista y legisladora porteña solicitó una serie de medidas de prueba para determinar las causas de su muerte.

En esta solicitud hacen referencia al aparato, ya que creen que cambiaron el que se secuestró en un allanamiento solicitado por el abogado Diego Pirota, querellante en representación de la familia de Pérez Volpin. En el mismo piden que se certifique si la anestesista y el director médico del Sanatorio de la Trinidad están correctamente inscriptos en los registros de la salud pública.

Al mismo tiempo, el escrito requiere convocar a una declaración testimonial a todo el personal que atendió a la diputada en la clínica horas antes de su fallecimiento y durante la intervención médica. Además, reclaman una investigación profunda para saber con certeza todo lo que pasó y con la verdad determinar responsabilidades.