La Filarmónica ofrecerá un concierto dedicado a grandes compositores italianos

¡Italia rutilante! es el nuevo concierto de la Orquesta Filarmónica de Mendoza (OFM). Será el viernes 11 de junio, a las 20.

El Teatro Independencia abre sus puertas a un nuevo concierto de la Orquesta Filarmónica de Mendoza. Bajo la dirección del maestro César Iván Lara y con la participación de Igor Lara en violín y Carlos Verenzuela en contrabajo, la agrupación interpretará piezas del genio de Antonio Vivaldi, Giovanni Battista Bottesini y Antonio Salieri.

La entrada general es de $300, con capacidad limitada y bajo estrictos controles sanitarios. Podrán adquirirse con anticipación en www.entradaweb.com.ar o en la boletería del teatro ubicado en Chile y Espejo de Ciudad.

Programa

De Antonio Vivaldi, del Concierto en Sol mayor RV. 146, I. Allegro; II. Andante e sempre piano [Vivace] y III. Presto

Del compositor Giovanni Bottesini, Gran Duo Concertante para violín y contrabajo. Como solistas de la OFM, Igor Lara en violín y Carlos Verenzuela, contrabajo.

Además, de Antonio Salieri, de su obra Sinfonía Intitolata Il Giorno Nomastico; I.Allegro, quasi presto; II.Larghetto; III.Minuetto y IV.Allegretto e sempre l´istesso tempo

Músicos solistas

Igor Alonzo Lara Pinto es un músico venezolano fundador de la Orquesta y de los Niños Cantores de Los Teques. Forma luego parte de la Juvenil del Distrito Federal y actúa como solista en el concierto inaugural de la orquesta Jóvenes Arcos de Venezuela. En 1992, obtiene el puesto de concertino y desde 1998, fue su director asistente. En 1988 ingresa a la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar y en 2007 obtiene el puesto de asistente al concertino.

Cursa sus estudios teóricos con Raquel González y violín con Luis Miguel González y con el pedagogo José Francisco del Castillo. Recibió clases magistrales con Maurice Hasson, Félix Ayo y Markus Däunert, entre otros.

Tomó cursos dictados por Margaret Pardee, Yossi Zivonni, Virginie Roubillard, Raquel Adonailo y Ronnie Rogoff y fue concertino invitado para acompañar al Ballet Bolshoi de Moscú. Estrena el concierto para violín Heraldo Atávico, dedicado a su persona por el compositor venezolano Diego Silva Silva.

Actualmente es concertino y coordinador técnico y musical de la Orquesta Filarmónica de Chascomús. Desde 2018 se desempeña como concertino suplente de la Orquesta Filarmónica de Mendoza.

Por su parte, Carlos Antonio Verenzuela es un destacado contrabajista nacido en San Fernando de Apure, Venezuela. Obtuvo el grado de contrabajista en 1995, bajo la guía del maestro Pierre Hellouin, en el Conservatorio Marcel Dupré de Meudon, Francia, donde egresó con honores, por decisión unánime del jurado.

Ha tocado como solista con las más importantes orquestas de Venezuela, ofreciendo conciertos y recitales. Ejerció la docencia en la Academia Nacional de Contrabajos y en el Conservatorio Simón Bolívar.

También participó en el programa de la Unesco de formación de Orquestas Juveniles en Latinoamérica. Formó parte de la Sinfónica de Venezuela como solista de la fila de contrabajos. Durante 2015, fue principal huésped de la Filarmónica de Jalisco y desde este año se desempeña como principal de contrabajos de la Sinfónica Nacional del Paraguay.

Desde 2018 se desempeña como solista de la fila de contrabajos de Orquesta Filarmónica de Mendoza.

Grandes maestros

Antonio Lucio Vivaldi, compositor y violinista italiano, el más influyente del barroco italiano. Es una de las figuras más relevantes de la historia de la música. Su maestría se refleja en toda su obra.

Giovanni Battista Bottesini fue un compositor italiano y uno de los primeros contrabajistas virtuosos de la época del romanticismo italiano del siglo XIX. Bottesini tocaba con un contrabajo de tres cuerdas afinadas un tono más agudo que los contrabajos actuales.

Antonio Salieri fue un compositor y pedagogo italiano nacido en el siglo XVIII, muy apreciado en su tiempo. En la actualidad es más conocido por su rivalidad con Mozart que por su propia labor creativa, hasta el punto de ser protagonista de una leyenda, surgida durante el Romanticismo, que lo acusaba de haber envenenado al genio de Salzburgo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *