Así fue que en este período la fuga de capitales superó los 20.000 millones de dólares cuando en todo el 2017 se fueron 22.148 millones.

En el primer año de gobierno de Cambiemos el atesoramiento sumó casi 10.000 millones de dólares. Entonces, en lo que va de la gestión macrista, el nivel de atesoramiento acumula más de 52.000 millones, con un promedio mensual cercano a 1.700 millones.

Para ver números semejantes hay que retrotraerse a la crisis financiera mundial de 2008 y al año del nacimiento del cepo cambiario a fines de 2011. En dichos años, la fuga superó los 23.000 millones y 21.500 millones de dólares, respectivamente.

Según publica Ámbito Financiero, el dólar sigue siendo la alternativa de ahorro y defensa frente a la inflación.

De acuerdo al Estudio Broda, en la era Macri llegaron del exterior más de 104.400 millones de dólares de los cuales más del 61 % correspondió a colocaciones de deuda pública nacional, otro 11 % deuda provincial, 11 % deuda privada y 12 % de “hot money” que sería el dinero que pasa de un país al otro.