La historia de la “Kim Kardashian de Sinaloa” y su vínculo con Argentina

Claudia Ochoa Félix, jefa de los custodios del “Chapo” Guzmán, murió en Sinaloa producto de una sobredosis. Su paso por Argentina, la actividad que desplegó en el país y su relación con el mago Alex.

Claudia Ochoa Félix fue tildada como la mujer más poderosa de Sinaloa.
Claudia Ochoa Félix fue tildada como la mujer más poderosa de Sinaloa.

El 14 de septiembre último la mexicana Claudia Berenice Ochoa Félix apareció muerta en el interior de una casa en un condominio de Culiacán, capital de estado de Sinaloa, la zona que supo dominar el capo narco Joaquín “El Chapo” Guzmán. Siempre la vincularon al narcotráfico, y si bien ella alimentó las historias que se relataban sobre su vida, nunca admitió públicamente sus vínculos con el mundo de las drogas.

La autopsia determinó que falleció producto de una sobredosis de alcohol y drogas.

En las redes se la conocía por dos apodos. Algunos la llamaban “La Kim Kardashian de Sinaloa”, por su parecido con la millonaria mediática estadounidense. Otros se referían a ella como “La Emperatriz de los Ántrax” porque en México aseguraban que había heredado el control del brazo armado del cartel de Sinaloa (Los Ántrax) luego de la detención de su líder, José Rodrigo Aréchiga Gamboa, (“El Chino Ántrax”), que era su pareja.

Algunas de las imágenes de “La Emperatriz” divulgadas en redes sociales.

Se decía que había estudiado enfermería, trabajó un corto tiempo como promotora y su vida comenzó a cambiar cuando, muy joven, se casó y tuvo tres hijos con un narco local conocido como “El Chavo” Félix.

A partir de allí todo cambió y se mostraba en viajes de lujo por el mundo, aparecía en fotos con ametralladoras o fusiles AK-47 de colores. Todo circulaba por las redes sociales. Pero también Ochoa estuvo bajo la lupa de la justicia argentina, por ello el dato de su muerte rescató su historia en los medios.

Ochoa armada. Otra de sus clásicas imágenes.

Su vínculo con Argentina

La primera noticia que relacionó a Ochoa Félix con negocios en este país data de 2017, con la apertura de una causa en la Justicia Federal de Campana. Pero su nombre saltó a las noticias recién hace unos días cuando se la vinculó con el entorno de Leonardo Fernández (el mago “Alex”), asesinado junto a su novia en un hecho con características narco.

Según reveló el diario Clarín, ese caso policial removió el dato de que “La Emperatriz” había vivido al menos tres años en Argentina. Y según se cuenta, se movía con seis guardas armados, contaba con un avión a su disposición en el aeródromo de San Fernando y había anotado a sus hijos en un colegio de Nordelta, donde vivía a todo lujo.

Se le atribuyó también la propiedad de un haras para la cría de caballos de polo, un megaemprendimiento ecuestre ubicado en la localidad bonaerense de San Vicente.

Así consta en un folleto de 2017 en el que la mexicana aparece como vicepresidenta del supuesto “Haras La Guadalupe” y en el que su hermano- Sergio Ochoa- figura como director general.

Sin embargo, para los investigadores de la Poñicía Bonaerense y de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal, todo era mentira: los nombres de los veterinarios responsables remiten a personas que no existen. Ochoa Félix nunca vino a la Argentina, o al menos no lo hizo con su nombre. Además, “el único haras La Guadalupe es uno que está en Neuquén y es propiedad de un matrimonio que no tiene nada que ver con esta gente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *