De esta manera, y recientemente los fiscales de la causa consideraron que esa batería constante de medicamentos podría haberla matado. Por lo tanto, la Justicia de Mendozainvestiga si la mujer fue víctima de un intento de homicidio.

Según se supo, el matrimonio se mudó a Mendoza en 2012 para darle vida en Lavalle a un proyecto que llamarían “Las Mulitas”, con funciones gastronómicas y turísticas.

Allí, la pareja trajo al mundo a su segundo hijo, mientras que medios locales aseguran que la relación no iba bien e inclusive la mujer aseguró que por aquel entonces lo denunció por violencia de género.

Un tiempo después, Kobylanski fue internada en el Hospital Italiano por problema óseos y fue ahí donde el citado psiquiatra comenzó a atenderla. El especialista se hizo muy amigo de la familia, siendo invitado a varios cumpleaños de la empresaria.

De esta manera, la investigación intenta determinar cuando Reboredo le indicó a la víctima comenzar a ingerir un cóctel recetados para pacientes con trastornos mentales graves, mientras que las drogas poseían efectos hipnóticos, antidepresivos, antipsicóticos y antiepilépticos.

Por último, el expediente de la fiscalía de Violencia de Género, indica que esos medicamentos actuaron como “un chaleco químico” que dejó en estado vulnerable a la víctima al disminuir las facultades mentales.