La defensa del ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva había presentado esta madrugada un nuevo pedido de habeas corpus para intentar que no sea detenido tras la orden del juez Sérgio Moro. Sin embargo, la Justicia no dio a lugar, de modo que el líder del Partido de los Trabajadores tiene plazo hasta las 17 de hoy para entregarse a cumplir su condena de 12 años y un mes de prisión por presuntos hechos de corrupción.

La presentación se hizo ante el Supremo Tribunal de Justicia con el argumento de que el pedido de prisión fue emitido sin que la Cámara de Apelaciones de Porto Alegre cumpliera con los ritos del proceso.

Si bien hay un recurso de queja con el cual el líder del PT ganaría tiempo hasta el martes, pero de todos modos el Tribunal de Porto Alegre liberó al juez Moro para detener al ex mandatario.

“La orden de captura llegó antes de que se terminen los trámites y recursos ante el tribunal”, explicaron los letrados porque en el fallo del tribunal del 24 de enero los tres magistrados determinaron que la prisión solo podría ocurrir después de agotada toda la tramitación en segunda instancia.

Mientras tanto, hay masivas movilizaciones en apoyo a quien figura como claro favorito en todas las encuestas presidenciales.