Los obreros del ingenio Ledesma, de la provincia de Jujuy, quienes cumplen el decimoquinto día de paro por mejoras en las condiciones de trabajo y salariales, resisten junto a sus familias, sin embargo, podrían ser desalojados tras un desmesurado operativo de seguridad que se presentó en la zona de conflicto.

Los empleados del ingenio cortaron la ruta nacional 34 en el acceso norte a Libertador, ante la falta de respuestas del gobierno de Gerardo Morales y la empresa.

Desde el mediodía, empezó la tensión en el puente sobre el rio San Lorenzo, en Libertador, donde la policía notificó a los trabajadores sobre una orden del Juez para desalojar la ruta.

En la zona están apostados un gran número de efectivos policiales, infantería y caballería. Mujeres, niños y otros integrantes de las familias de los trabajadores deEl Talar, Vinalito, están en la ruta apoyando la lucha por un salario digno.