La policía perita un pozo en el que habrían intentado quemar el cuerpo de Rocío, la nena de cuatro años que desapareció en Tucumán

La madrina que denunció la desaparición y otras cinco personas quedaron detenidas.

Rocío estaba desaparecida hasta que un allegado confesó. (Foto: TN.com.ar)

La policía perita un pozo en el que habrían intentado quemar el cuerpo de Rocío Milagros Rojas, la nena de cuatro años que buscan en Tucumán. El caso dio un giro inesperado y el fiscal a cargo de la investigación ordenó que queden demorados la madrina que había denunciado la desaparición y otras cinco personas.

La nena había sido vista en la ciudad de Lules, a 20 kilómetros de la capital de Tucumán. Su cuerpo fue encontrado en el asentamiento San Ramón, a 5 kilómetros de su casa.

De acuerdo a la prensa local, uno de los familiares de la nena se habría quebrado ante los investigadores y habría señalado donde estaba enterrado el cuerpo: un descampado de la zona.

Según la denuncia de María Carolina Graneros, la madrina de Rocío, la nena había salido este jueves, alrededor de las 12, de su casa, ubicada en el barrio Chabela, y -según dijo- no supieron más de ella.

La mujer indicó que en el momento de la desaparición ella no estaba. Y que su hija de 18 años había quedado a cargo de la niña y de su hijo de dos meses. Graneros se había hecho cargo de la nena, a raíz de la situación de vulnerabilidad en la que vivía con sus padres.

Tras el hallazgo, la policía peritó un pozo donde creen podrían haber intentado quemar el cuerpo.

En las últimas horas, la policía tucumana había desplegado un operativo de búsqueda con 200 efectivos. “Apenas tomamos conocimiento de la desaparición de la niña, se activó el protocolo de búsqueda para dar intervención inmediata a todas las unidades especiales con equipos especializados. Se cerró el barrio completo para registrar las viviendas aledañas y el perímetro, incluyendo la zona de las vías del tren, adonde una vecina vio que se dirigía la pequeña”, había detallado sobre la investigación el Comisario Mayor Manuel Castaño, Jefe de la Unidad Regional Oeste (URO).

“Con la diagramación del Departamento de Operaciones Especiales están trabajando los perros adiestrados en rastreo de la Sección Canes, los efectivos de la Comisaría de Lules, Infantería Oeste, Caballería, Investigaciones, Trata de Personas, Delitos Rurales, Patrulla Motorizada, Bomberos, Lacustre y otras divisiones que prestan colaboración para recorrer toda el área”, agregó Castaño sobre el operativo que se extendió durante la noche y continuó a este viernes, con la asistencia de la perra especializada en búsqueda de personas.

Sin embargo, todo cambió con la declaración del allegado a la familia de la nena desaparecida.

(*) Con la colaboración de José Inesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *