Por Luis Mendoza 
lmendoza@cronica.com.ar 

Los proyectos con reformas a la legislación laboral vigente comenzarán a debatirse la semana próxima en la comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado, que invitará a funcionarios nacionales y a representantes sindicales y de distintas cámaras empresarias, para conocer sus puntos de vista.

Las tres iniciativas giradas por el Poder Ejecutivo ingresaron en la noche del viernes a la Cámara alta y serán giradas a la comisión de Trabajo y Previsión Social el miércoles próximo, cuando se reanude la actividad en el Congreso. El debate será conducido por el presidente de ese cuerpo legislativo, el senador y dirigente sindical del gremio de empleados de comercio Daniel Lovera, del peronismo pampeano.

Trascendió que el tema que ya ha puesto en guardia a la dirigencia sindical es un articulado que apunta a excluir del cálculo indemnizatorio “el sueldo anual complementario, los premios y/o bonificaciones, y toda compensación y/o reconocimiento de gastos que el empleador efectúe hacia el trabajador”.

Ese fue uno de los puntos objetados por la dirigencia sindical y bloques legislativos de la oposición, en diciembre pasado. Fuentes legislativas explicaron a Crónica que la comisión de Trabajo se reúne los martes a partir de las 16.30, pero lo hace semana por medio, de acuerdo al cronograma aprobado en su reunión constitutiva del mes pasado.

En los próximos días, los jefes parlamentarios del oficialismo y de la oposición se reunirán para establecer consensos sobre la modalidad y los tiempos de debate, para después firmar dictámenes y llevar los temas al recinto de sesiones. Los capítulos de la reforma laboral menos conflictivos con el mundo sindical se vinculan con el blanqueo de los trabajadores no registrados, la creación de una agencia nacional de evaluación de tecnología de la salud y otro que incluye un sistema de pasantías para formación y empleo.

Esas partes habían sido incluidas en la reforma laboral planteada por el gobierno en diciembre pasado, en un anteproyecto que originó el férreo rechazo de las organizaciones sindicales, lo que hizo colocar el tema en lista de espera. En la Asamblea Legislativa del 1 de marzo pasado, el presidente Mauricio Macri había anticipado que el Poder Ejecutivo insistiría con la reforma laboral, aunque por temas separados.

El proyecto que apunta a regularizar a los empleados no registrados, establece que los empleadores que asuman el blanqueo laboral serán beneficiados con la eximición de multas por los aportes al sistema previsional no realizados. Por otra iniciativa se busca la creación de una agencia de tecnología médica con el propósito de reducir el nivel de litigiosidad que enfrentan las obras sociales sindicales.

El capítulo referido a las pasantías apunta a la capacitación laboral continua y a la reconversión de oficios en desuso.