La sombra narco: tras un asalto, la jueza Servini se apartó de la causa de la efedrina

La sombra narco: tras un asalto, la jueza Servini se apartó de la causa de la efedrina

Es uno de los casos policiales más densos que registre la Argentina en las últimas décadas. El tráfico de efedrina se encuentra en pleno juicio pero el asalto que la jueza María Romilda Servini sufrió en su casa el último sábado derivó en un inmediato apartamiento del caso aduciendo “hostigamiento“.

El episodio policial del que fue víctima la magistrada está teñido de oscuridad por dos elementos clave:

* Los delincuentes revolvieron expedientes judiciales que la jueza tenía guardados.

* Al momento del asalto no había nadie de la custodia que suele estar presente en la puerta del domicilio.

El caso en cuestión, que ya tiene una década, investiga el tráfico de esa droga farmacológica entre los años 2004 y 2008 pero, a través de dos resoluciones firmadas por la Sala I de la Cámara Federal, se anuló el pedido del fiscal de la causa para que se eleve a juicio a tres ex funcionarios de la Sedronar procesados: Ramón Granero, Gabriel Abboud y Julio de Oure.

Según el tribunal, el fiscal Juan Pedro Zoni “omitió detallar la participación específica de los funcionarios públicos en cada uno de los hechos ilícitos comprobados”.

Tras la salida de Servini se hizo cargo de la causa Sergio Torres, quien podría elevar a juicio a Ibar Pérez Corradi, detenido hace casi dos años, y a los hermanos Zacarías.

Anres del asalto a Servini, la jueza había remarcado que la defensa de Gabriel Abboud le había hecho planteos que no consideraba correctos. Según dijo en ese momento fue “víctima de hostigamiento”.

Torres fue confirmado en la causa por la Cámara Federal. “Los argumentos de la Dra. Servini lucen atendibles y exponen motivos suficientes y valederos que aconsejan su apartamiento en procura de aventar cualquier sospecha de parcialidad”, argumentaron desde la Cámara.