Crédito foto: Mumala.

Crédito foto: Mumala.

En medio de las represiones a las protestas sociales que los distintos gobiernos de Cambiemos ordenaron en el último tiempo y con el antecedente de la cacería del pasado 8M en Plaza de Mayo, las organizadoras del próximo Paro Internacional de Mujeres presentaron un petitorio a las autoridades porteñas para garantizar la seguridad de las miles de manifestantes que participarán de la movilización.

Para eso, cinco activistas de diferentes organizaciones y representantes del colectivo Ni Una Menos se reunieron esta semana con las autoridades del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño. Participaron del encuentro el secretario de Seguridad, Marcelo DAlessandro, el defensor del Pueblo, Alejandro Amor, el defensor adjunto, Gabriel Fucks, María Rachid, Florencia Kravetz y María Elena Naddeo.

“Se les exigió conocer de forma anticipada el mapa y despliegue del operativo de seguridad y la debida identificación de las autoridades políticas y policiales a cargo durante el desarrollo del Paro, en los cuatro momentos previstos como parte de la actividad central del Paro: concentración, marcha, lectura de documento y desconcentración”, explicaron las organizadoras en un comunicado.

Asimismo, requirieron que se especifique qué fuerza de seguridad estará presente en el operativo, a la vez que solicitaron que fueran agentes de Control de Tránsito y Transporte  – en su mayoría de identidades femeninas –  ubicados a una distancia considerable de las calles centrales del recorrido de la marcha.

También le pidieron al Ministerio de Seguridad porteño que respete la prohibición expresa del uso de armas letales para el control del orden público en manifestaciones sociales, en cumplimiento con la Ley 5.688, para garantizar así la protección e integridad física de las participantes.

Asimismo, reclamaron que el Estado garantice la libre circulación las manifestantes sin obstrucciones de vallados, y que el Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito y Transporte asegure el corte de calles del recorrido establecido y el de calles adyacentes.

La semana próxima, las partes se volverán a reunir para definir el dispositivo de seguridad de acuerdo a las exigencias planteadas por las activistas de cara a la marcha del próximo jueves 8, que sin dudas, será multitudinaria