Las Guerreras salen a la cancha

Argentina debuta el lunes 24 de julio con Italia en el Mundial Femenino 2023 de Nueva Zelanda y Australia.

La Selección argentina disputará el Mundial femenino.

La Selección argentina disputará el Mundial femenino.

Argentina disputará su cuarta Copa Mundial Femenina, la que se realizará en Nueva Zelanda y Australia, con la esperanza de, por primera vez en la historia, superar la zona de grupos para colarse entre los mejores 16 equipos del mundo.

Sin embargo, y para no sacar los pies de la Tierra, el objetivo inicial es ganar por primera vez en un Mundial, ya que en las tres participaciones que tuvo hasta aquí, cosechó dos empates y siete derrotas, con 5 goles a favor y 37 en contra.

El detalle dice que en Estados Unidos 2003 perdió en línea contra Japón (0-6), Canadá (0-3) y Alemania (1-6); en China 2007 cayó otra vez ante Alemania (0-11), Japón (0-1) e Inglaterra (1-6); y en Francia 2019 -después de 12 años de ausencia- empató con Japón (0-0) en el debut, perdió ante Inglaterra (0-1) e igualó con Escocia (3-3 después de ir perdiendo por 3-0 en un partido histórico).

Argentina, ubicada 28 en el ranking mundial de la FIFA enfrentará, por el Grupo G, a Italia (lunes 24 a las 3 de la madrugada, en Auckland), Sudáfrica (jueves 28 a las 21, en Dunedin) y Suecia (martes 2 de agosto a las 4, en Hamilton), equipos que entregan diferente nivel de exigencia.

El detalle de cada partido indica que con Italia son equipos parejos -aunque las europeas son favoritas-, que a Sudáfrica debería ganarle y que las suecas son claramente superiores.

El torneo pinta para exitoso, ya que el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, dijo que a esta altura se vendieron más de un millón de entradas (el 40 por ciento más que en 2019) por lo que se espera, como mínimo, duplicar la marca anterior.

Otro dato no menor son los montos que recibirán las jugadoras que disputarán el torneo. Las 736 jugadoras que estarán en la primera fase recibirán 30 mil dólares por pera. Las 296 futbolistas que alcancen los octavos, 60 mil. Las 168 de cuartos, 90 mil. Y las 23 que resulten cuartas, 165 mil; las 23 terceras, 180 mil; las 23 segundas, 190 mil; y las 23 jugadoras campeonas, 270 mil. En total, la FIFA pondrá la friolera de 79.235.000 de dólares.

A esto se le suma lo que recibirán las asociaciones de los países clasificados: 1,56 millones de dólares por disputar la fase de grupos, 1,8 millones por llegar a octavos de final, 2,1 millones al alcanzar cuartos, 2,4 al cuarto puesto, 2,6 millones al tercero, 3 millones al subcampeón y 4,3 a quien se corone en Australia-Nueva Zelanda. Lo que dice que en este aspecto la FIFA pondrá en juego más de 72 millones de dólares, lo que triplica el monto de Francia 2019 y multiplica por 10 lo que se invirtió en Canadá 2015.

F0hd-3EWAAAxTk1_copy.jpg


El entrenador de Argentina Germán Portanova entregó la lista de 23 jugadoras. Las convocadas son Vanina Correa, Abigaíl Cháves, Lara Esponda, Aldana Cometti, Adriana Sachs, Eliana Stabile, Julieta Cruz, Sophia Brown, Gabriela Chávez, Estefanía Banini, Romina Núnez, Daiana Falfán, Lorena Benítez, Camila Gómez Ares, Vanesa Santana, Dalila Ippolito, Miriam Mayorga, Mariana Larroquette, Paulina Gramaglia, Yamila Rodríguez, Érica Lonigro, Florencia Bonsegundo y Chiara Singarella.

¿Quién es Germán Portanova? Después de la eliminación en la primera ronda de Francia 2019, hubo una ruptura en la relación entre el entrenador de aquel momento, Carlos Borrello, y varias jugadoras, quienes pidieron la destitución del cuerpo técnico. La cara visible de ese conflicto fue Estefanía Banini, quien lógicamente dejó de ser convocada por Borrello para los partidos posteriores.

Banini, en ese momento, declaró: “Para mí es importante pelear para que la Selección dé un salto de calidad. A la Selección argentina nunca le dije que no, pero ahora es el momento de crecer. A esta altura de mi carrera ese es mi objetivo”.

D8tnf6IW4AAfbbv.jpg

Borrello, el DT, dijo para justificar por qué dejó de llamarla: “No estoy enojado con Banini. Pero ella debe entender que el entrenador está para algo”. La llegada de Portanova en reemplazo de Borrello allanó el camino para solucionar el conflicto y así se pudo convocar a las mejores sin proscripciones, con lo que Banini volvió al equipo.

Como novedad respecto de Borrello, Portanova le inculcó al plantel algo inédito: jugar de igual a igual, sea quien fuere el rival. Y con esa filosofía, Argentina se ganó un lugar en el Mundial.

Banini, a los 33 años, es sin dudas la figura del equipo. Tras anunciar que la próxima será su última Copa Mundial, consolidó su liderazgo luego de la salida de Borrello, encajó enseguida en el plan de Portanova y se transformó en una pieza clave por su capacidad para asistir y por su eficacia ante el arco rival.

Otra de las jugadoras franquicia, para usar una expresión estadounidense, es la misionera Yamila Rodríguez, quien tal vez sea la futbolista que representa mejor que ninguna la idiosincrasia argentina. Esta misionera de 25 años es pícara, se mueve con inteligencia con y sin pelota, y es eficaz además de creativa. Bajo la conducción de Portanova fue la goleadora de la Copa América con 6 goles.

Ya fue dicho: el lunes 24 de julio, a las 3 de la mañana, arranca el sueño de Argentina en el Mundial femenino. No estamos para cantar “muchachas hoy nos volvemo’a ilusionar…” porque las posibilidades de ser campeonas son nulas. ¿Pero quién te dice y quién te ve, que Las Guerreras no patean el tablero y se meten entre las ocho mejores, lo que sería una actuación histórica? Tiene con qué. Más allá de que el fútbol femenino argentino recién está en expansión y hay mucho camino por recorrer.

Escrito por Mariano Hamilton

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *