Familiares, amigos y vecinos de la vicedirectora y el portero que murieron tras maniobrar una estufa que estaba conectada a una garrafa en una escuela situada en el barrio San Carlos de la localidad de Moreno se concentraron en las inmediaciones del establecimiento.

La tragedia se inició pasadas las 8 de este jueves, cuando un escape de gas que tenía una de las estufas ubicadas en la cocina del establecimiento educativo terminó causando una fuerte explosión en el lugar.

El estallido provocó la muerte de la vicedirectora de la escuela N° 49 Nicolás Avellaneda, Sandra Calamaro de 60 años, y de Rubén Rodríguez, auxiliar de la institución de 45.

Ambos trabajaban desde hace 15 años en el lugar y murieron de manera instantánea. Tan impactante fue el estallido que el cuerpo de la funcionaria voló varios metros, desde el ingreso a la cocina hasta la puerta de una vivienda ubicada enfrente del colegio, mientras que el cuerpo del hombre quedó tirado en el patio de la institución.