La protesta fue anunciada por el titular de la Asociación Empleados de Casinos Nacionales seccional Mar del Plata, Daniel Méndez, y su colega del Sindicato de Maestranza de Casinos, Roberto Páez, luego de reunirse en Mar del Plata con concejales del partido de General Pueyrredón.
La huelga fue organizada ante “la falta de respuesta” del Gobierno bonaerense a sus reclamos. Vidal dijo hace una semana que se cerrarían tres casinos y un bingo.
También soltó que llamaría a licitación para la concesión de la explotación de unos 3900 tragamonedas y máquinas electrónicas de juego en la provincia.
Los trabajadores reclamar por la incertidumbre de sus puestos de trabajo, la incerteza sobre el futuro laboral, y la crisis generalizada que vive el sector, al igual que lo sufren masivamente trabajadores y trabajadoras de diferentes rubros afectados por el brutal ajuste de Cambiemos en todo el país.
El plan de lucha comenzó el viernes pasado con una concentración frente a las puertas del Casino Central de Mar del Plata y mañana continuará con el paro mencionado, en todas las salas de juego de los casinos provinciales.
Actualmente la Provincia tiene 12 casinos y 46 bingos. Los casinos por cerrarse son los de los balnearios bonaerenses de Mar de Ajó, Valeria del Mar y Necochea, además del bingo de Temperley, en el sur del Conurbano, cuya concesión en manos de la firma española Codere venció a fines de 2017