“El nuevo Proyecto de nación buscará establecer una auténtica democracia, no apostamos a construir una dictadura abierta ni encubierta”, dijo López Obrador, de 64 años, acompañado por su esposa e hijos, en el hotel Hilton, en el centro de la capital mexicana.

“No les fallaré, no voy a traicionar al pueblo, quiero pasar a la historia como un buen presidente de México”, agregó en su discurso en el que apeló a la “reconciliación” de los mexicanos.

En su tercer intento consecutivo de alcanzar la silla presidencial, AMLO, como se lo conoce entre los mexicanos, se presentó como el candidato antisistema y obtuvo más de 53% de los votos, según estimaciones oficiales.

Más de treinta puntos por delante de su rival Ricardo Anaya, impulsado por una coalición de derecha e izquierda (PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano). José Antonio Meade, del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), aparece muy por detrás en un tercer lugar.

En su ambicioso proyecto de nación 2018-2024 que inicia cuando asuma el 1º de diciembre, López Obrador pretende un rescate del campo, revisar millonarios contratos derivados de la reforma energética, un gobierno “austero, sin lujos ni privilegios” y reducir sueldos de altos funcionarios públicos hasta en un 50%. Todo para incrementar programas sociales y reducir la pobreza en México, que alcanza a más de 53 millones de personas y más de siete millones viviendo en pobreza extrema.

El problema es que muchos mexicanos y analistas le critican una falta de propuestas concretas, bajo una retórica “populista”.

¿Su relación con los EE.UU.?

Una de las mayores interrogantes es la relación de AMLO con el presidente estadounidense Donald Trump y sobre todo, cómo dos modelos tan antagónicos funcionarán a ambos lados del Río Bravo, en temas tan vitales para ambos como migración y negociaciones hacia un renovado Tratado de Libre Comercio.

De momento, Trump aseguró que “está deseoso de trabajar” con él. “Hay mucho por hacer que beneficiará a Estados Unidos y a México”, tuiteó el mandatario, cuya política antiinmigrantes y contra el libre comercio ha hundido la relación bilateral.

Donald J. Trump

@realDonaldTrump

Congratulations to Andres Manuel Lopez Obrador on becoming the next President of Mexico. I look very much forward to working with him. There is much to be done that will benefit both the United States and Mexico!

López Obrador, de su lado, aseguró que buscará una relación de “amistad y cooperación”con Estados Unidos, afincada “en la defensa de nuestro paisanos que viven y trabajan honradamente en ese país”.

Para los analistas el panorama es incierto. “AMLO no pagará por el muro, eso seguro. Pero AMLO ha dado muestras claras de que quiere tener una buena relación con EEUU. Él no hizo campaña contra Trump. Del lado de Trump, es demasiado impredecible”, opinó Mark Weisbrot, codirector del Centro de Investigación en Economía y Política.

Fuente: AFP