La Cámara de Senadores convirtió este miércoles en ley un proyecto para declarar de “utilidad pública” y, sujeto a expropiaciones, las tierras en las que se asientan villas de emergencia y diferentes asentamientos.

El proyecto fue aprobado sin debate y respaldado por 56 votos a favor y cuatro en contra: los dos peronistas de La Pampa y los dos de Formosa.

La iniciativa, impulsada originalmente por el Ministerio de Desarrollo Social, abarca los terrenos donde están localizados más de cuatro mil asentamientos urbanos precarios, con el objetivo de entregarles a sus habitantes, unos 935 mil, los certificados de vivienda familiar.

Los barrios alcanzados por la normativa son los relevados por el Registro Nacional de Barrios Populares en Proceso de Integración Urbana (RENABAP), en un trabajo que contó con la contribución de movimientos sociales.

De acuerdo al texto, el expropiador será la Agencia de Administración de Bienes del Estado, que en conjunto con el Ministerio de Desarrollo deberá celebrar acuerdos con las provincias, los municipios y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con el objeto de transferir los bienes inmuebles.

La iniciativa establece que los gastos del proceso “serán afrontados en partes iguales por las jurisdicciones firmantes”, al tiempo que autoriza al Poder Ejecutivo a crear un fideicomiso para “financiar la totalidad de las actividades que resulten necesarias para llevar adelante el objeto de la ley”.

La votación sobre la Ley de regularización dominial de villas en Buenos Aires fue unánime.

Las empresas podrán donar alimentos libremente

También aprobó hoy por unanimidad, y sin discusión, la ley para facilitar la donación de alimentos, eximiendo de la responsabilidad a las empresas donantes.

El proyecto había llegado en segunda revisión desde Diputados, pero el Senado decidió apoyar la iniciativa que originalmente habían presentado los oficialistas Federico Pinedo y Ángel Rozas, y los peronistas Miguel Pichetto y Rodolfo Urtubey, y el ex legislador Juan Manuel Abal Medina.

Incorporaron como artículo 9 a la Ley de Donación de Alimentos la “presunción de buena fe del donante y del donatario”.

Además, aclararon que “desde el momento de ser entregada la cosa donada al donatario”, el “donante queda liberado de toda responsabilidad y no responderá civil ni penalmente por los daños causados por la cosa donada o por el riesgo de la misma, salvo que se probare dolo o culpa imputable al donante, por acciones u omisiones anteriores a la entrega de la cosa”.

En sus fundamentos, la iniciativa estableció que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) calcula que un tercio de los alimentos que se producen en el mundo se desperdicia antes de ser consumido y que en la Argentina “se desperdician o se pierden varios millones de toneladas de alimentos al año”.

“Muchas veces los productos son desechados por contener defectos muy leves tales como etiquetado, errores de peso, tamaño irregular, etc., pese a ser plenamente aptos para el consumo. También se desperdician grandes cantidades de comida en restaurantes, hoteles, supermercados, fiestas, eventos sociales y empresariales”, señaló la iniciativa.

Acción pública para los delitos sexuales contra menores

Los legisladores dieron luz verde para hacer que los delitos sexuales contra menores sean de acción pública y dejen de ser de acción privada. El tema no fue discutido y el acuerdo fue unánime.

La decisión de que los delitos contra la integridad sexual de los menores dejen de ser de acción privada implica que el Poder Judicial debe investigar de oficio.

La reforma implica además que, si se conoce el hecho de que un menor fuera víctima de abuso sexual, cualquier ciudadano puede hacer la denuncia y el Estado está obligado a investigar los hechos denunciados aunque no hayan sido ratificados por los tutores del niño, niña o adolescente.

Aprueban donación de terrenos de la provincia la Estado Nacional

Los senadores se mostraron todos de acuerdo en la aceptación de la donación de terrenos de la provincia de Buenos Aires al Estado Nacional y la creación, en esas tierras, del Parque Nacional Ciervo de los Pantanos.

El nuevo espacio comprenderá, en su jurisdicción, a la actual Reserva Natural Otamendi, ubicada en las localidades de Río Luján y Otamendi, entre la Ruta Panamericana (RN 9) y el Río Paraná de las Palmas, en el Partido de Campana.

El proyecto había sido aprobado por la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires en diciembre de 2017, mientras que en enero de este año se promulgó la Ley provincial que transfiere tierras fiscales a la Nación.

El nuevo parque abarcará 5300 hectáreas y albergará 309 especies de aves y 49 de animales y estará ubicado a 60 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires.