El presidente Mauricio Macri se manifestó contra la corrupción y afirmó que no se debe volver a repetir en nuestra historia. Además, recalcó que el país está atravesando “la tormenta sin cambiar el rumbo”.

El jefe de Estado afirmó que decidieron “nunca más” seguir permitiendo “que una sociedad se base sobre la viveza criolla, el atajo, la mentira, la corrupción. Eso, nunca más en la historia de los argentinos, nunca más”.

“Decidimos, hace tres años y un poquito más, que somos mejores que la vida que estamos llevando, que merecemos una sociedad más justa, más transparente, donde aquel que emprende y hace es el que se lo recompensa”, agregó.

Su discurso se desarrolló en la inauguración del complejo turístico Parque Termal deDolores donde convocó a las empresas turísticas a “competir y bajar los precios”.

El complejo posee spa, gimnasio, centro comercial con 45 locales, sector parquizado, estacionamiento con seguridad y guardería para niños, a la vez que se están construyendo más de 500 cabañas.

Acerca de la situación actual indicó: “A pesar que estamos atravesando una tormenta, sin cambiar el rumbo y sin dudar que estamos en el camino correcto, nos están pasando cosas muy buenas”.

En este sentido ejemplificó: “El turismo picó en punta en términos de desarrollo. Es una gran llave hacia el futuro, esta semana aerolíneas aportó un 8 por ciento mas de pasajeros, que el año anterior“.

Entre 2016 y 2018 se inauguraron 200 hoteles, están en ejecución otros 119 y hay un centenar de proyectos en marcha, con un monto de inversión cercano a los 10 mil millones de pesos.

“¿Por qué está pasando eso? Porque muchos argentinos nos hemos dado cuenta de que podemos construir una realidad distinta, y el turismo es una gran llave hacia ese futuro”, sostuvo.

“Necesitábamos conectar a la Argentina y para eso emprendimos el camino de construir aeropuertos nuevos, refaccionar los que tenemos, equiparlos con tecnología, incorporar toda empresa que quiera venir a ofrecer un servicio, invitarlas a competir y bajar los precios”, concluyó.