En el Hospital Lagomaggiore, de la ciudad de  Mendoza, una mujer de 34 años permanece internada en grave estado como consecuencia de un aborto incompleto. El director del centro asistencial, Mario Bustos Guillén, explicó que la paciente “está en coma inducido” y “con pronóstico reservado”.

Por el momento, los médicos no pudieron esclarecer si la mujer tuvo un aborto inducido o espontáneo. Sin embargo, se confirmó que se realizó un aborto incompleto.

En conferencia de prensa, el directivo comunicó: “La paciente está en coma inducido, sedada con pronóstico reservado y todavía no pueden hablar con ella. Por lo tanto, no podemos determinar las circunstancias en que se produjo el aborto y el caso no está judicializado”.

La mujer implicada tiene cinco hijos, es oriunda de Las Heras y acudió al hospital el jueves pasado con una hemorragia de tres días y fiebre. La acompañaban familiares y dijo que no sabía si estaba embarazada.

Bustos Guillén, explicó: “Se la llevó a quirófano y se constata que tuvo un aborto incompleto, por lo que se le realizó un legrado”. Luego de esa intervención, la paciente experimentó una mala evolución por lo que le extrajeron los ovarios y el útero que tenía una altura correspondiente a un embarazo de tres meses.

De acuerdo con los médicos, la mujer tendría una probabilidad de muerte del orden del 60 por ciento por una infección generalizada y un sangrado de tres días.

“Su situación es gravísima”, informaron los médicos del hospital Lagomaggior.