El video de una mujer arrojando a su bebé desde el primer piso de un edificio en llamas se volvió viral en las redes sociales. Las imágenes muestran cómo la criatura cae en manos de un vecino situado bajo la ventana.

Posteriormente, la madre también saltó para quedar a salvo de las llamas. Ni la mujer, ni el niño de 11 meses resultaron heridos.

Según los bomberos, las llamas tuvieron su origen en la casa aledaña cuando alguien dejó desatendida una comida en el horno.

El incidente ocurrió el martes pasado en un complejo residencial de Anderson en Carolina del Sur, Estados Unidos.