En su último informe oficial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo las proyecciones de crecimiento para la Argentina y aumentó las de inflación para 2018, al situarlas en 2% y 19,2%, respectivamente, en un nuevo revés al Gobierno nacional que esta mañana, tras una nuevo reunión de Gebinete ratificó su meta del 15%.

Los datos fueron dados a conocer esta mañana en Washington, durante la presentación del informe semestral de la entidad, World Economic Outlook (WEO), en el marco de la Asamblea Anual Conjunta del FMI y del Banco Mundial.

En su último informe de octubre de 2017, la entidad que conduce la francesa Christine Lagarde había estimado que la economía argentina experimentaría un crecimiento de 2,5%, cuando en la actualización difundida hoy estimó un alza de 2%.