“¡Justicia, justicia, justicia!”, coreaban durante esta jornada por la tarde los manifestantes, entre quienes estaban los compañeros de la víctima con fotos de Lucas Kevin Lin, quien murió el 5 de febrero último en el predio situado en las calles 518 y 137.

Mientras allegados del nene pegaban carteles con su imagen en el frente del colegio, el padre, Min Lin, quien habla poco español, dijo que “hace 21 días que murió su hijo y todavía le dicen que no saben lo que pasó”.

“Ellos tienen la responsabilidad, deben decirnos lo que pasó”, insistió, en referencia a las autoridades, profesores y guardavidas del Lincoln, que estaban a cargo de su hijo y otros 16 pibes.

Por su parte, Gastón Pombo, amigo de la familia Lin, aseguró que “irán hasta el fondo para saber lo ocurrido”.

“Ellos trajeron a su hijo a esta institución caminando y divirtiéndose, y se los entregaronmuerto, graficó Pombo, quien detalló que la familia Lin cambió de abogado y adelantó que “habrá novedades en los próximos días”.

Y, enfatizó: “Al colegio le pedimos que diga la verdad, porque no la está diciendo”.