“Marcos Peña le toma el pelo a la vitivinicultura y a todos los mendocinos”

La senadora nacional por el FpV, Anabel Fernández Sagasti, remarcó la insólita contradicción en la que cayó el jefe de Gabinete Marcos Peña en su presentación ante los diputados de la Nación, cuando afirmó verbalmente que no habría reducción del impuesto a la cerveza, cuando por escrito afirmó otra cosa.

La senadora nacional por el FpV, Anabel Fernández Sagasti, afirmó este viernes que el jefe de Gabinete del Gobierno nacional, Marcos Peña, “le toma el pelo a la vitivinicultura y a todos los mendocinos”, tras quedar en evidencia al afirmar una cosa verbalmente ante la Cámara baja y otra por escrito.

En el recinto, Peña dino: “Por el momento no hay una evaluación del cambio del impuesto interno a la cerveza. Y ratificamos, como dije el otro día en la Vendimia, nuestro orgullo por el vino, la bebida nacional, como producción ejemplar que ha marcado un rumbo para muchas economías regionales y que nos une a todos en la mesa argentina”.

Sin embargo, en la repuesta número 249, a instancias de una pregunta puntual sobre el tema, decía por escrito Peña: “La razón (de la rebaja del impuesto a la cerveza) fue no generar un daño al sector cervecero, teniendo en cuenta el impacto sobre la actividad y el empleo. Se estima que el costo fiscal anual de la medida considerada es de $ 1.700 millones, a precios del año 2018”.

El diario El Cronista califica en una nota publicada este viernes (https://www.cronista.com/negocios/El-Gobierno-reduciria-el-impuesto-a-la-cerveza-a-pesar-de-un-blooper-de-Pena-20180316-0043.html) como “blooper” de Peña esta flagrante contradicción de “tomada de pelo” para Mendoza.

La semana pasada, Fernández Sagasti le advirtió al oficialismo en el Congreso, durante la última reunión de la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo, que “el sector vitivinícola está muy preocupado por el rumor que indica que el Gobierno nacional le bajará por decreto el impuesto internos a la cerveza que estableció por ley este Congreso hace apenas tres meses”.

En ese sentido, la legisladora mendocina citó los “fuertes rumores” que la industria vitivinícola viene escuchando en ese sentido. Los rumores se hicieron realidad a partir de la respuesta –por escrito– de Peña este miércoles.

A finales de diciembre del año pasado, el Congreso convirtió en ley la reforma tributaria que dejó afuera al vino, pero no a la cerveza, a la que le aumentó el impuesto interno de 8 a 14%. Ahora, según versiones que toman cada vez más fuerza, el tributo quedaría en 10%, lo que significaría un perjicio para el Estado según lo aprobado por el Poder Legislativo de 2.000 millones de pesos por año, de los cuales 1.560 millones se “ahorraría” directamente Quilmes.

“No puede ser que el lobby de una sola empresa multinacional pueda más que una economía regional que ocupa a más de 300.000 mil personas y que produce un producto artesanal donde el clima y la mano del hombre son claves, nada más alejado de la elaboración industrial de la cerveza”, definió Fernández Sagasti.

Al mismo tiempo, este potencial beneficio a la cerveza se da en el peor momento del vino, cuando la demanda del mercado interno se viene derrumbando y las exportaciones se contraen, según cifras del Instituto Nacional de Vitivinicultura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *