Obispos de la provincia de Buenos Aires se reunieron el último viernes con la gobernadoraMaría Eugenia Vidal y la ministra Salud y Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley, para dialogar acerca de la actual situación social y plantearles su preocupación por los despidos y la baja del salario real.

El encuentro -del que no trascendieron fotos- ocurrió en oficinas porteñas del gobierno bonaerense. Allí, Vidal se comprometió a sostener la continuidad de las obras que están en ejecución en el territorio bonaerense y los programas de préstamos del Banco Provincia para pymes.

Además, tanto Vidal como Stanley expresaron su decisión de extremar todos los recursos para la asistencia alimentaria, en particular en las zonas más vulnerables del conurbano bonaerense. En tanto, los obispos -14 en total- manifestaron su preocupación con respecto a la situación socioeconómica, la baja del salario real y los despidos de trabajadores de distintos ámbitos.

La reunión surgió a instancias del gobierno provincial y sirvió para buscar acercamientos con la Iglesia en momentos de crisis en un contexto de crisis que afectará por sobre todo a los distritos del Gran Buenos Aires.

En los últimos días, la gobernadora anunció un refuerzo de los programas sociales para paliar los efectos del ajuste y la disparada del dólar en todo el territorio bonaerense. Se trata de un combo de incrementos para planes, jubilaciones y asignaciones. El paquete de medidas incluye aumentos del 15% en los principales programas sociales que coordina el ministerio de Desarrollo Social.

El nuevo refuerzo será de $523 millones que se suman a un fondo extra de $700 millones de meses anteriores. Juntos significan una inversión extra de $1.200 millones a ser ejecutada durante 2018 en medidas sociales.

En junio, en uno de los últimos encuentros públicos con obispos, Vidal y Stanley debieron escuchar fuertes críticas por parte del presidente de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social (Cepas), monseñor Jorge Lugones. En un encuentro en Mar del Plata, el obispo de Lomas de Zamora -que el pasado viernes no participó del encuentro- trazó un lapidario diagnóstico de la situación social en la provincia de Buenos Aires y le reclamó a la gobernadora “sensibilidad social”.

Vidal llegó a la Casa de la Provincia de Buenos Aires acompañada por los ministrosSantiago López Medrano (Desarrollo Social) y Gabriel Sánchez Zinny (Educación).

En tanto, por parte del episcopado participaron los obispos Víctor Fernández (La Plata),Carlos Azpiroz Costa (Bahía Blanca), Rubén Frassia (Avellaneda-Lanús), Fernando Maletti (Merlo-Moreno), Eduardo García (San Justo), Oscar Ojea (San Isidro), Hugo Salaberry (Azul), Ariel Torrado Mosconi (9 de Julio), Jorge Vázquez (Morón), A lberto Bochatey (auxiliar de La Plata), Gabriel Barba (Gregorio de Laferrere), Han Lin Moon (auxiliar de San Martín), Oscar Miñarro (auxiliar de Merlo- Moreno) y Nicolás Bassi(auxiliar de La Plata).