Grupos feministas de Jujuy realizaron en la tarde de este viernes una marcha por calles céntricas de la capital provincial en contra de la violencia de género y los femicidios y para reclamarar la renuncia del ministro de Salud, Gustavo Bouhid, a quien denunciaron penalmente por el caso de la nena violada, embarazada de seis meses y sometida a una cesárea.

La denuncia, presentada en conjunto por asociaciones locales de mujeres, es contra Bohuid, los directores de los hospitales donde fue atendida la menor, entre otros “responsables de la vulneración de los derechos de la niña obligada a un parto forzado”.

La presentación, realizada en la sede del ministerio Público de la Acusación de Jujuy, se sostiene en la “falta de cumplimiento del protocolo provincial de atención en estos casos, firmado por el mismo gobernador Morales” e incluye la acusación por “tortura” al “haberse violado la confidencialidad, la privacidad” de la menor, según dijo una de las abogadas intervinientes, Maia Hirsch.

“Vamos a luchar por el aborto legal, a la iglesia y el Estado vamos a hacer pagar y el ministro Bouhid que renuncie ya, porque las nenas no son mamás”, fue uno de los cánticos que entre redoblantes se escucharon desde alrededor de las 17, cuando comenzó la concentración en la plaza Belgrano, frente a la Casa de Gobierno provincial.

La consigna ya instalada de “educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir” también formó parte las consignas expresadas a través de altavoces, ante el acompañamiento y vigilancia de al menos tres móviles policiales a escasos metros.

Al mismo tiempo, una nutrida marcha del movimiento feminista en Salta recorrió en esta jornada las calles del microcentro de la capital provincial, para reclamar contra la violencia de género y los femicidios, y la aplicación plena del aborto no punible, en el marco de una convocatoria realizada a nivel nacional.

“Estamos acá manifestándonos con el movimiento de mujeres, lesbianas, travestis y trans, el movimiento feminista en Salta, básicamente, desde el activismo y la militancia travesti”, expresó la dirigente trans, Pía Ceballos, que integra el Observatorio de Violencia contra la Mujer en la provincia.

Además, la dirigente manifestó: “Estamos pidiendo justicia por el crimen, el travesticidio y transfemicidio de nuestra compañera Mirna Antonella Di Marazo, de la localidad de General Güemes, que murió tras un ataque de odio, un crimen terrible, que tiene que ver con esos golpes que aun en Salta son moneda corriente”.

Di Marzo, que falleció el pasado fin de semana, permanecía en grave estado desde octubre de 2018, cuando José Gareca la golpeó salvajemente a la salida de un boliche en la localidad de General Güemes, a 55 kilómetros de la capital salteña.

Las afirmaciones de Ceballos fueron formuladas esta tarde, en el marco de la marcha que se realizó en la plaza 9 de Julio, de la ciudad de Salta, en adhesión a la citada convocatoria de la Asamblea de Mujeres de Jujuy, a días del parto de la nena de 12 años que fue violada y embarazada en la vecina provincia.

De la marcha participaron distintas agrupaciones feministas de Salta y dirigentes del Polo Obrero, entre otros grupos, en reclamo de la aplicación plena del Aborto Legal, Seguro y Gratuito, y en contra de la violencia de género y los femicidios.

“Queremos que la justicia se declare prontamente y le de cadena perpetua para el transfemicida, el asesino de Antonella”, concluyó Ceballos.

La marcha, que estaba convocada para las 18, partió cerca de las 19.30 y recorrió las calles que rodean la plaza 9 de Julio, de la ciudad de Salta.

Además, organizaciones de mujeres autoconvocadas marcharon en La Plata contra la violencia de género, en una jornada que se realizó en varias ciudades del país.

Con la consigna “Por Gisella y Juana: #NiUnaMenos, presupuesto ya”, la columna se concentró en plaza Moreno frente al municipio y luego marchó por las calles del centro de la capital bonaerense hasta llegar a la gobernación.

Las pancartas hacían alusión a las dos mujeres que murieron en La Plata esta semana y que fueron víctimas de sus parejas.

La odontóloga de Berisso, Gisella Solís fue encontrada enterrada en un camino de la localidad bonaerense de Ensenada tras 12 días de búsqueda y se sospecha que la asesinó su pareja, Abel Casimiro Campos quien se suicidó en un hotel de La Plata.

En tanto, Juana Britez Rojas estaba embarazada y falleció el pasado miércoles en el hospital San Roque de Gonnet por las lesiones que le produjo su pareja que intentó prenderla fuego.

Por último, la ciudad de Puerto Madryn también se movilizó y allí cientos de mujeres reclamaron por su vida.