Los investigadores de la Policía de la Ciudad este viernes intentaban identificar a los autores del crimen de un joven de 18 años en el barrio porteño de Nueva Pompeya, quien fue hallado asesinado en la vía pública de al menos un balazo en la cabeza, informaron fuentes de la fuerza. El caso está siendo investigado, aunque una de las principale hipótesis indicaría que se habría tratado de un hecho más de inseguridad.

Esta tarde, familiares, vecinos y amigos del joven, identificado como Ángel Albarracín, convocaron a una marcha desde el lugar donde lo asesinaron y reclamaron justicia.

En declaraciones con Crónica HD, la madre de la víctima asesinada, sentenció: “le reventaron la vida a mi hijo”. “Es doloroso todo esto que estoy pasando. Mi hijo era un chico bueno, que había empezado a trabajar hace dos días, tenía muchos proyectos. No tomaba, no fumaba, estudiaba inglés. La vida es injusta”, agregó la mujer al borde las lágrimas.

Posteriormente, tomó la palabra la hermana de Ángel, quien muy conmocionada lo recordó y reclamó mayor seguridad en la zona, para que otro hecho trágico de estas características no vuelva a ocurrir. “Es otro hecho de inseguridad, nunca hay policía, esta cuadra es muy oscura, no hay luz ni cámaras. No hay grabaciones de que es lo que pasó”, lamentó. Y añadió: “Lo único que nos queda pedir es que haya más seguridad, porque mi hermano ya no está con nosotros, porque sino esto va a seguir pasando y no queremos más chicos muertos”. 

El hecho se conoció el pasado martes alrededor de las 23, cuando el Departamento de Emergencias Policiales fue alertado acerca de detonaciones de arma de fuego en la esquina de las calles Pepirí y Doctor Pedro Baliña.

Por este motivo, efectivos de la Comisaría Vecinal 4B acudieron al lugar y hallaron a un joven tirado sobre la vereda con mucha sangre en la cabeza y que no respondía a los estímulos, informaron los voceros.

Albarracín, que vestía una bermuda de jean azul, remera gris y zapatillas negras, fue trasladado de inmediato en una ambulancia del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME) al hospital Penna, ubicado a unas ocho cuadras.

El joven ingresó al centro de salud con una herida de arma de fuego en el lado derecho del cráneo, y falleció a las pocas horas.

Por su parte, la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 34, a cargo de Juan Pedro Zoni, ordenó la intervención de la Unidad de Criminalística en la escena del crimen y solicitó la copia de la historia clínica de la víctima al hospital Penna.

Asimismo, derivó la investigación del hecho a la División Homicidios de la Policía de la Ciudad y encomendó una serie de diligencias probatorias, mientras que por el momento no descartan hipótesis acerca del móvil del crimen, añadieron los informantes.

En ese sentido, los pesquisas establecieron que no hay cámaras del Gobierno de la Ciudad en la zona ni testigos del asesinato, pero advirtieron que sobre la calle Doctor Pedro Baliña al 3900, a unas tres cuadras del lugar, hay una cámara privada, cuyo registro iban a solicitar para visualizar si el o los agresores fueron captados y de esta forma proceder a identificarlos.