Con velas y en silencio, familiares, amigos y vecinos comenzaron el recorrido por las calles céntricas hasta llegar a la Departamental Colón de Policía. Sin embargo, durante el recorrido se escucharon cánticos, reproches e insultos a las autoridades policiales por las demoras en la búsqueda de la menor.

Ante esta circunstancia, Stella Tevez, madre de la joven pidió: “no quiero agresiones a la Policía si no en las marchas no participo más. Pidamos seguridad, pero sin agresiones. No soy una persona violenta”.

 

Al describir a su hija, expresó en diálogo con Cadena 3: “Wanda fue muy querida, era un angelito, una nena que distribuía sonrisas a todo el mundo. Era una niña excelente”.