Mingorance confirmó el traslado de Pocha y Guillermina al Santuario en Brasil

El secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial confirmó hoy que los Certificados CITES para poder iniciar el viaje de Pocha y Guillermina hacia el Santuario de Elefantes de Brasil ya se encuentran aprobados por el Ministerio de Ambiente de la Nación.

“El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación entregó hoy martes los certificados de exportación CITES para que las elefantas asiáticas residentes en el Ecoparque Mendoza puedan comenzar su viaje hacia su nuevo hogar en el Santuario de Elefantes de Brasil”, afirmó el secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance.

Las gestiones para obtener la última documentación faltante para comenzar el viaje se habían iniciado en noviembre de 2021. En la última semana, el Gobierno nacional, que había dado a conocer su decisión de hacer consultas técnicas a la Unidad Fiscal para la Investigación de Delitos contra el Medio Ambiente (Ufima) y la Justicia de Mendoza sobre la pertinencia de trasladar a las elefantas. Esas consultas se apartaban de los procedimientos legales habituales para el trámite en cuestión.

La situación había motivado que la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial de la Provincia de Mendoza instara al Gobierno nacional a emitir los certificados correspondientes de inmediato, debido a los reiterados vencimientos de los plazos administrativos en curso.

En esa oportunidad, también se aportó documentación que respalda la idoneidad y aptitud del Santuario de Elefantes de Brasil para recibir a todos los elefantes que aún se encuentran cautivos en Argentina.

La comunidad local, nacional e internacional, durante los últimos días, se había manifestado y movilizado muy preocupada por la dilatación injustificada para la obtención de la autorización nacional de traslado de Pocha y Guillermina a Brasil.

Sucede que, como cualquier traslado internacional de animales protegidos por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), la obtención de las numerosas autorizaciones resulta muy compleja e involucra vencimientos impostergables tanto por parte del país importador de animales -Brasil en este caso- como por parte del país exportador -Argentina en este caso.

“Gracias a la movilización social y a las gestiones técnicas y políticas emprendidas por el Gobierno de Mendoza, los CITES de exportación han llegado a Mendoza. Ahora, Pocha y Guillermina avanzarán hacia la próxima etapa de su viaje a Brasil, la cual consiste en la finalización del período cuarentenario fiscalizado por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) y la adaptación de cierre de puertas de sus cajas de transporte”, concluyó Mingorance.

El Gobierno de Mendoza y el Santuario de Elefantes de Brasil ya se encuentran coordinando el operativo logístico binacional, por lo cual las autoridades locales prevén que las elefantas comiencen su viaje a
mediados de mayo.

El santuario

SEB es una organización sin fines de lucro que ayuda a transformar las vidas y el futuro de los elefantes cautivos en América del Sur. Su origen se remonta a 2012, a partir de la alianza internacional entre Elephant Voices y Scott Blais, cofundador de The Elephant Sanctuary en Tennessee, EEUU.

Esta alianza dio lugar a Global Sanctuary for Elephants, que en 2013 sienta las bases de la Asociación SEB en suelo brasileño.

El santuario obtuvo la habilitación de operación por parte del Gobierno brasileño en 2018, y recientemente certificó estándares de excelencia por parte de The Global Federation of Animal Sanctuaries, convirtiéndose en la única institución latinoamericana con este prestigioso aval.

Se valora positivamente que el santuario es una instalación diseñada para satisfacer las necesidades individuales y específicas de los elefantes que han permanecido cautivos, posibilitando una nueva vida en ambientes naturales y en convivencia con otros congéneres. También cuenta con:

-Un predio con cierre perimetral robusto y divisiones internas construidas adecuadamente para evitar que personas y animales no deseados entren y salgan de las zonas donde se encuentran los elefantes, garantizando la seguridad y la comodidad tanto de los elefantes como de las personas que
están a su cargo.

-Un clima que hace posible que los elefantes estén cómodos al aire libre durante todo el año, excepto en un evento de clima extremo, para lo cual hay sectores de resguardo.

-Áreas adecuadamente variadas que aseguran la salud de los elefantes, con estimulación física y mental durante un ciclo de 24 horas, de acuerdo con el ritmo natural indicado por la biología del elefante salvaje.

-Un hábitat suficiente que le permite al elefante obtener la mayor parte de su ingesta nutricional a través de la búsqueda natural de alimentos.

-Opciones de refugio para elefantes, desde eventos climáticos extremos hasta variaciones climáticas normales

-Instalaciones para individuos y grupos de elefantes especialmente diseñadas que permiten la introducción segura de individuos a otros y también al grupo; la introducción segura de un grupo a otro, la provisión de tratamiento médico y el aislamiento de individuos y grupos con fines de cuarentena.

-Seguridad, protección, espacios cómodos, instalaciones y equipo para que los cuidadores alimenten, rieguen y proporcionen tratamiento y capacitación médica específica centrada en los elefantes que pueden ser necesarios para ayudar en su rehabilitación.

-Instalaciones seguras para el almacenamiento de suplementos de elefante y equipos de mantenimiento.

-Instalaciones seguras para el manejo de registros de animales y otras funciones administrativas asociadas con la operación del santuario.

-Acceso para vehículos pesados para propósitos específicos.

-Provisión adecuada para especialistas invitados que pudiesen satisfacer cualquier necesidad de los elefantes, evitando todos los conflictos potenciales entre el bienestar del elefante y la seguridad de
las personas.

Los elefantes se benefician considerablemente en la nueva ubicación, ya que el área de distribución original de la especie se encuentra en latitudes similares donde se encuentra el SEB. El santuario presenta un bioma apropiado para la especie, posee recintos completamente naturales disponiendo de matorrales y áreas abiertas cubiertas de vegetación. Cada recinto tiene dimensiones muy amplias (entre 40 y 400 hectáreas cada uno). Allí se les proveen dietas excepcionales a los animales y tienen atención
veterinaria de alta calidad durante toda su vida. En los recintos internos la temperatura está controlada en un valor constante todo el año, y los animales tienen libre acceso a ellos.

Fotos ilustrativas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.