Ministro boliviano advirtió a la delegación argentina: “Los estamos siguiendo”

El funcionario del gobierno de facto de Bolivia avisó a Juan Grabois y el resto de los argentinos que viajaron a ese país que “anden con cuidado”. Ayer, al aterrizar en Santa Cruz, recibieron amenazas y agresiones.

Dirigentes sociales, políticos y sindicales de Argentina amenazados en Bolivia.
Dirigentes sociales, políticos y sindicales de Argentina amenazados en Bolivia.

“La policía está atenta y tiene orden de no permitir que se dañe al país“, avisó a través de los medios de comunicación este viernes el ministro de Gobierno de Bolivia, Arturo Murillo en un mensaje a los integrantes de la delegación argentina integrada por dirigentes sociales, sindicales y políticos que viajó a ese país para repudiar el golpe de Estado.

Extranjeros que están llegando al país, como mansas palomitas, a tratar de incendiar el país, que anden con cuidado“, sostuvo el funcionario designado por la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez.

“Los estamos mirando, los estamos siguiendo. En el primer paso en falso que den tratando de hacer terrorismo o sedición, se van a ver con la policía”, advirtió Murillo.

Loaded: 0%

Progress: 0%

Remaining Time-0:25

El titular de la CTEP, Juan Grabois y el secretario general de ATE Capital, Daniel Catalano y otros dirigentes argentinos fueron agredidos y amenazados ayer al aterrizar en el aeropuerto de Viru Viru, en Santa Cruz de la Sierra.

“Solicitamos al gobierno argentino que interceda ante las autoridades bolivianas para resguardar nuestra seguridad”, expresaron los argentinos tras la amenaza de Murillo.

La Delegación Argentina en Solidaridad con Bolivia fue retenida, y catorce de sus integrantes fueron separados por las fuerzas de seguridad y sometidos a una indagatoria exhaustiva.

Finalmente, partieron hacia La Paz y luego se refugiaron en El Alto. Este viernes, lograron llegar a La Paz.

“Todo sucedió en el marco de la delegación en la que junto a un grupo de profesionales y dirigentes de movimientos sociales y ambientales vinimos a Bolivia a realizar un relevamiento de las grandes violaciones a los derechos humanos, desapariciones forzadas y torturas que se están produciendo en el marco del golpe de estado“, explicó Grabois.

“En Santa Cruz nos recibieron las fuerzas de seguridad, nos llevaron a un rinconcito, y uno a uno nos fueron interrogando de una manera absolutamente arbitraria”.

El líder de la CTEP agregó: “Me dijeron que tenía prohibido emitir opiniones políticas en el país”, algo que consideró como “un disparate dentro del orden público internacional debido a que si esto fuera una democracia, la prensa y las personas tendrían derecho a opinar”.

“Esto se combinó con la aparición de una patota de provocadores que nos insultaban con cuestiones racistas y homofóbicas buscando amedrentarnos; sin embargo, la delegación está compuesta por hombres y mujeres que tienen muchas luchas, y sabemos que más temprano que tarde las dictaduras caen y los gobiernos vencen”, concluyó Grabois.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *