Motín de mujeres en El Borbollón

Ayer poníamos en manifiesto la realidad de las mujer presas en El Borbollón.

Ellas dependen de la visitas de sus familiares para tener lo básico e indispensable para el  aseo de sus habitáculos  e higiene personal, es difícil la cuarentena para quienes estamos afuera donde la tecnología ayuda a que sea más llevadera, mucho más lo es para quienes ni siquiera tienen esa opción.

Hoy cansadas del abandono al que están siendo sometidas, a la vida indigna de no tener ni una toallita higiénica, iniciaron una huelga de hambre, una protesta.

Las noticias que llegan desde el interior del penal de mujeres, es que están siendo reprimidas por personal penitenciario.

Afuera se agolpan familiares de las mismas, que llegaron  a la puerta del ex convento.

A continuación informe de Revista Cultural La Justa

Desde la Asamblea de Trabajadores/as de Educación de Contextos de Encierro expresamos nuestra
solidaridad con nuestros/as estudiantes, toda persona privada de libertad y especialmente a quienes
están llevando a cabo medidas de lucha dentro de los penales.
La situación permanente de vulneración de derechos que se vive en los penales se ve agravada por la
crisis sanitaria que destapa el Covid 19. El hacinamiento, la falta de insumos, la precariedad en la
atención de la salud que es característica del sistema carcelario, se ve recrudecida.
La suspensión/reducción de las visitas como medida de seguridad sanitaria, y la consecuente merma en
la posibilidad de acercar insumos a los familiares, desnuda lo que muchos sabemos: no es el Estado el
que garantiza ni el alimento ni elementos de higiene suficientes a la población carcelaria.
La situación en Mendoza es desesperante: a la huelga de hambre que incluye casi 100 personas
privadas de libertad que se han cosido la boca, se suma falta de agua, luz y elementos de limpieza en
algunos penales de Mendoza. El reclamo por las condiciones sanitarias, por la posibilidad de contar con
dispositivos móviles con cámara para mantener el equilibrio emocional y sostener vínculos virtuales ante
la falta de visita y por la aceleración de los procesos para el arresto domiciliario y salidas transitorias a
los grupos de riego debe ser resuelto de inmediato.
Como trabajadores/as de la educación instamos a las autoridades de la DGE, y en especial a la
Coordinación de Contextos de Encierro, a destinar los fondos de útiles e insumos para las escuelas que
funcionan en los penales -siempre insuficientes- y partidas especiales para elementos de higiene en los
pabellones; y un estricto control sobre su destino.
Repudiamos las declaraciones en medios masivos de comunicación del Director General de Escuelas
Thomas. En éstos reduce el garantizar el derecho a la Educación en Contexto de Privación de la
Libertad a la entrega de cuadernillos descontextualizados, desconociendo y/u omitiendo que los
docentes con experiencia en territorio y formación específica han presentado material especialmente
elaborado y ajustado a la realidad, a la no gradualidad y al Diseño Curricular de la Modalidad de Jóvenes
y Adultos. Debe respetarse la construcción sociohistórica que han realizado estudiantes y educadores en
Contextos de Privación de la Libertad. Desafortunadas declaraciones emitidas el mismo día en que se
socializan imágenes de personas privadas de libertad en legítima lucha.
En más de un mes de cuarentena, apenas hemos tenido noticias sobre la situación de los/as estudiantes
y ningún avance, desde las autoridades del gobierno escolar, sobre políticas que garanticen el derecho a
la educación. El vínculo docente-estudiante y la contención que significa reviste una importancia
fundamental en contexto, la presencia de la escuela dentro de los penales no sólo cumple funciones
pedagógicas; en total coherencia con las bases que sostienen la propuesta pedagógica de la Modalidad
y como Institución civil, educamos integralmente a estudiantes como personas y sujetos de derechos.

Las medidas de seguridad sanitaria no pueden significar la desvinculación con los estudiantes, ni la
suspensión de la función de garante de derechos que tiene la Modalidad.
Exigimos pronta respuesta a los reclamos de las personas privadas de libertad, aceleración de los
procesos para morigeración de pena, partidas presupuestarias de la DGE para elementos de limpieza y
recursos para que los estudiantes puedan llevar adelante y multiplicar las acciones de concientización,
prevención y asistencia en Salud propias a la orientación de nuestros Centros Educativos. De esta
manera, lo que se exige enseñar desde la DGE podría ser verdaderamente aplicable en la realidad.
Asamblea de Trabajadores/as de la Educación de Contextos de Encierro, en el SUTE, Mendoza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *