El policía bonaerense que estaba internado en la ciudad de San Nicolás tras haber sido baleado ayer en la cabeza durante la investigación del homicidio de un joven que quedó en medio de una pelea entre bandas, murió en un hospital local San Felipe.

Se trata del oficial inspector Mauro Ezequiel Maldonado, de 33 años, quien tenía muerte cerebral y esta mañana su familia decidió donar los órganos al Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante ( Incucai).

En tanto, los investigadores detuvieron a dos sospechosos en el marco de la investigación del crimen de Maldonado, aunque todavía no se pudo establecer quién fue el que le disparó.

El episodio ocurrió el martes por la noche, cerca de las 20.45, en la puerta de una casa situada en Verdi y Chopin del barrio Las Mellizas, del distrito ubicado en el norte bonaerense, donde se inició una pelea entre miembros de dos familias de la zona.

En esa disputa resultó herido de un tiro en la cabeza un joven, identificado como Javier Rivero, quien murió horas después en el hospital local.

Tras ese hecho, cerca de las 0.30, personal de la comisaría tercera de San Nicolás y efectivos del GAD acudieron al lugar para realizar las actuaciones por lo ocurrido, pero fueron atacados con piedras y ferros por los habitantes de la zona, tras lo cual comenzó un enfrentamiento.

En el medio de la oscuridad y solamente iluminados por las luces de las casas, los policías hicieron disparos antitumulto.

Sin embargo, una persona efectuó al menos dos disparos con un arma de fuego, uno de los cuales impactó en la sien derecha del oficial inspector.

Maldonado resultó con gravísimas heridas y fue trasladado al hospital de San Felipe, de esa ciudad, donde quedó internado con muerte cerebral.

Además, resultó herido de una pedrada el ex jefe distrital de San Nicolás, comisario Pablo Scoropad, quien participaba del operativo, aunque quedó fuera de peligro, dijeron los voceros.

Con investigaciones realizadas luego del ataque, los pesquisas determinaron la identidad de algunos de los participantes de los enfrentamientos, dos de los cuales fueron detenidos, mientras que fue imputado del crimen de Rivero Jesús Contreras, un vecino de Las Mellizas.

El hecho es investigado por el fiscal Rubén Giagnorio, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 del Departamento Judicial San Nicolás, quien dispuso diversas diligencias para esclarecerlo.

Los investigadores no descartaban que la pelea entre los grupos rivales sea de vieja data y por temas relacionados con la venta de drogas.