Una valiente niña de 10 años no se acobardó ante las llamas y rescató a 3 hermanitos de un incendio que se desató en una pequeña pieza con techo de palos y cañas donde vive una pareja con sus 9 hijos, en la localidad sanjuanina de Pocito.

Marilyn había quedado al cuidado de los pequeños de 3 y 2 años, y una bebé de 4 meses. Su madre, Andrea Aguirre (30), se había ido a llevar a los hijos más grandes a la escuela. Y su padre, Hugo Arancibia (35), se encontraba en Albardón descargando harina en una empresa, una de las tantas changas que a menudo hace para sacar adelante la familia, detallaron las fuentes policiales.

Todo marchaba bien, hasta que en un momento Marilyn los descuidó para ir al baño, en la casa de sus abuelos (en el barrio Madre Teresa de Calcuta), ubicada justo adelante de la pieza que hace dos años y medio construyeron para irse a vivir, que no tiene sanitarios.

En ese momento la nena de 3 años tomó un encendedor, prendió fuego sobre un colchón y no hubo vuelta atrás: en cuestión de segundos las llamas habían alcanzado gran magnitud y los hermanitos estaban atrapados sin saber qué hacer.

Fue en ese instante que su hermana mayor regresó y, sin dudarlo, se metió y uno a uno los fue poniendo a salvo. “Doy gracias que no se asustó, que no fue a avisarles a sus abuelos o a los vecinos, porque esa demora hubiese sido fatal”, subrayó la madre.

Sabiendo que los chicos ya estaban a salvo, los vecinos se abocaron a tratar de apagar las llamas, pero ni siquiera arrojando agua desde los techos pudieron evitar que el daño sea prácticamente total. Se quemaron todos los muebles, colchones, ropa, electrodomésticos y demás pertenencias que había en la vivienda. Incluso la familia hasta perdió los remedios de uno de los niños, que padece neumonitis broncoaspirativa.

“No nos quedó nada, perdimos todo. Pero lo importante es que a nadie le pasó nada. No tengo palabras para agradecerle a Marilyn”, sintetizó Aguirre a Diario de Cuyo.