Niños y jóvenes lasherinos reflexionaron acerca del trabajo infantil

Escuelas primarias y secundarias del departamento expusieron trabajos prácticos sobre el flagelo de la explotación de niños y adolescentes. Fue durante la mañana de hoy martes en el estadio Polimeni

Con el estadio Polimeni como escenario, el Municipio de Las Heras realizó hoy a la mañana un encuentro de concientización con escuelas secundarias y primarias acerca de la necesidad de erradicar el trabajo infantil, en el marco de su Día Mundial.

Más de 200 niños y jóvenes del departamento formaron parte de un debate de reflexión y puesta en común sobre el trabajo infantil como un delito que se vive en la provincia y en el mundo entero.

A través de delegados por escuelas y con el diseño de afiches y entrevistas, los alumnos intercambiaron posturas, opiniones y argumentos que refuerzan las acciones de prevención acerca de este flagelo social.

El intendente de Las Heras, Daniel Orozco, abrió la jornada en la que también participaron el director de Relaciones Individuales, Rodrigo Herrera, y Ángeles Angulo, coordinadora de la COPRETI (Comisión Provincial para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil), del Ministerio de Trabajo de la Provincia.

El director de Relaciones Individuales Herrera manifestó que “estos encuentros tiene el objetivo de concientizar y poner en práctica acciones que prevengan el trabajo infantil. A partir de agosto, que comienza la temporada en hornos de ladrillo y cosecha, reforzamos las inspecciones en toda la provincia para combatir la explotación”.

Dirigiéndose a los chicos y adolescentes presentes, el intendente Orozco les expresó: “No están solos, porque como estado municipal trabajamos para generar acciones de desarrollo en comunidad, con la familia y la escuela como aliados necesarios”.

“Tanto la provincia como los municipios entendemos que erradicar el trabajo infantil es una política de Estado, que debe ponerse en práctica para mejorar la calidad de vida de nuestros jóvenes”, concluyó Orozco.

El trabajo infantil es un delito que está reprimido en el artículo 148 bis del Código Penal de la Nación y por Ley Nacional desde el 2008 que es la 26.390 que prohíbe a los niños trabajar.

Para que no queden dudas, se considera trabajo infantil toda actividad económica y estrategia de supervivencia, remunerada o no, realizada por niñas, niños y adolescentes que se encuentran por debajo de la edad mínima de admisión al empleo, que no han finalizado la escolaridad obligatoria o no han cumplido 18 años en caso de tratarse de trabajo peligroso.

Mendoza cuenta con  la Comisión Provincial para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil (COPRETI), que tiene como objetivo prevenir y erradicar progresivamente el trabajo infantil. Entre las tareas asignadas al organismo figuran las de promover campañas de difusión a través de medios de comunicación, realizar un diagnóstico situacional de la problemática, avanzar en un mayor conocimiento sobre la magnitud y modalidades del trabajo infantil y procurar el intercambio de información y estudios sobre el tema.

El trabajo infantil viola la legislación internacional y la local y priva a los niños de su educación o les exige asumir una doble carga: el trabajo y la escuela.

En gran parte de la geografía provincial, las inspecciones han detectado a niños trabajando en cortaderos de ladrillos. También es posible verlos en la venta ambulante, la mendicidad, trabajando como cartoneros y apenas entrada la adolescencia, como limpiavidrios y malabaristas. En el campo los usan en la recolección de hortalizas y hierbas aromáticas o el corte y la recolección de leña.

Mendoza, junto con ONGs y municipios, entre otros organismos, han firmado convenios para definir un protocolo que unifique la actividad de todos en la lucha directa contra la explotación infantil y dinamizar de este modo los procesos de sanción y los de restitución de derechos.

En el mundo, hay unos 168 millones de niños y niñas que trabajan y se estima que la mitad de ellos realizan labores consideradas peligrosas. En la Argentina, más de un millón de niños y adolescentes de entre 5 y 17 años trabajan, aunque la legislación lo prohíbe expresamente y reserva para ellos solo el juego y el estudio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *