«Nuestro país ha vivido un evento traumático, totalmente evitable, que me ha perturbado tanto que no puedo ignorarlo», afirmó. Los eventos en cuestión, que dejaron cuatro personas muertas, llevaron a informes de que algunos altos funcionarios de la administración estaban discutiendo el uso de la Enmienda 25 para destituir al presidente Donald Trump del poder. La enmienda establece que si, por cualquier motivo, el vicepresidente y la mayoría de los secretarios del Gabinete en funciones toman la decisión de que el Presidente es «incapaz de cumplir con los poderes y deberes de su cargo», tienen que dejarlo por escrito y enviarlo a dos personas a cargo: el presidente de la Cámara y el presidente pro tempore del Senado. Entonces, el vicepresidente (en este caso Mike Pence) se convertiría inmediatamente en «presidente interino» y asumirá todos los poderes del Presidente. Si el Presidente que fuera cesado del cargo quiere disputar esta medida, puede hacerlo, pero entonces correspondería al Congreso de los Estados Unidos resolver el asunto con una votación. En este caso se necesitaría una mayoría de dos tercios en ambas cámaras para mantener al vicepresidente a cargo. Si no se alcanza ese umbral, el presidente recuperaría sus poderes.

«Nuestro país ha vivido un evento traumático, totalmente evitable, que me ha perturbado tanto que no puedo ignorarlo», afirmó.

Los eventos en cuestión, que dejaron cuatro personas muertas, llevaron a informes de que algunos altos funcionarios de la administración estaban discutiendo el uso de la Enmienda 25 para destituir al presidente Donald Trump del poder.

La enmienda establece que si, por cualquier motivo, el vicepresidente y la mayoría de los secretarios del Gabinete en funciones toman la decisión de que el Presidente es «incapaz de cumplir con los poderes y deberes de su cargo», tienen que dejarlo por escrito y enviarlo a dos personas a cargo: el presidente de la Cámara y el presidente pro tempore del Senado.

Entonces, el vicepresidente (en este caso Mike Pence) se convertiría inmediatamente en «presidente interino» y asumirá todos los poderes del Presidente.

Si el Presidente que fuera cesado del cargo quiere disputar esta medida, puede hacerlo, pero entonces correspondería al Congreso de los Estados Unidos resolver el asunto con una votación.

En este caso se necesitaría una mayoría de dos tercios en ambas cámaras para mantener al vicepresidente a cargo. Si no se alcanza ese umbral, el presidente recuperaría sus poderes.

Betsy Devos se transformó en la segunda integrante del equipo de Gobierno en dejar el cargo tras el asalto contra el Capitolio protagonizado por seguidores del mandatario saliente.

La transición presidencial será el 20 de enero | Reuters
La transición presidencial será el 20 de enero | Reuters

La secretaria de Educación de Estados Unidos, Betsy Devos, renunció en las últimas horas y se transformó en el segundo miembro del gabinete de Donald Trump en dejar el cargo tras el asalto contra el Capitolio por seguidores del mandatario saliente.

«Ese comportamiento fue excesivo para nuestro país», expresó en una carta dirigida al republicano Trump y publicada en varios medios de prensa locales.

En esta línea consideró que “no hay duda del impacto que su retórica tuvo sobre la situación y es un punto de inflexión para mí».

Devos, multimillonaria y controvertida ministra, había estado en el cargo desde el inicio del mandato de Trump.

Unas horas antes, la secretaria de Transporte, Elaine Chao, también había anunciado su renuncia, aludiendo a su «preocupación» por lo que podría pensarse como un intento de autogolpe promovido desde el Ejecutivo. 

«Nuestro país ha vivido un evento traumático, totalmente evitable, que me ha perturbado tanto que no puedo ignorarlo», afirmó.

Los eventos en cuestión, que dejaron cuatro personas muertas, llevaron a informes de que algunos altos funcionarios de la administración estaban discutiendo el uso de la Enmienda 25 para destituir al presidente Donald Trump del poder.

La enmienda establece que si, por cualquier motivo, el vicepresidente y la mayoría de los secretarios del Gabinete en funciones toman la decisión de que el Presidente es «incapaz de cumplir con los poderes y deberes de su cargo», tienen que dejarlo por escrito y enviarlo a dos personas a cargo: el presidente de la Cámara y el presidente pro tempore del Senado.

Entonces, el vicepresidente (en este caso Mike Pence) se convertiría inmediatamente en «presidente interino» y asumirá todos los poderes del Presidente.

Si el Presidente que fuera cesado del cargo quiere disputar esta medida, puede hacerlo, pero entonces correspondería al Congreso de los Estados Unidos resolver el asunto con una votación.

En este caso se necesitaría una mayoría de dos tercios en ambas cámaras para mantener al vicepresidente a cargo. Si no se alcanza ese umbral, el presidente recuperaría sus poderes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.