Números en rojo: "El gobierno no tiene un solo número por el que alegrarse"

Números en rojo: “El gobierno no tiene un solo número por el que alegrarse”

La diputada nacional por Unidad Ciudadana, Fernanda Vallejos, presentó un informe fiscal sobre el primer trimeste del año. Los números dados a conocer por la economista no son para nada alentadores respecto de lo que pasó en el comienzo del año y de lo que se viene de cara al futuro. “Lo de Dujovne es puro acting. El gobierno no tiene un solo número por el que alegrarse. El déficit fiscal les creció un 30% y eso a pesar del brutal y antipopular ajuste que llevan adelante sobre el gasto primario, que está haciendo caer vertiginosamente la imagen del presidente Macri”, afirmó.

En este sentido, Vallejos agregó que “este combo de más déficit y más ajuste sólo se explica por el costo de la política de desmesurada toma de deuda que lleva adelante el ministro offshore Luis Caputo que -mientras otorga grandes ganancias en comisiones por la colocación de los papeles argentinos a sus empleadores del Deutsche Bank y el JP Morgan- le sale carísima a.los argentinos”.

El informe advierte que la recaudación tributaria cae como consecuencia de que “la economía no crece y los ricos pagan menos impuestos”. En ese contexto, en el primer trimestre de 2018 “el ingreso tributario creció un 18,2% internaual, mientras que la inflación anual del mismo periodo fue 25,4%”, unos 7 puntos porcentuales por debajo.

Se detalla además que “a pesar de que quitaron retenciones y disminuyeron las de la soja, que redujeron la alícuota al 0,25% del Impuesto a los Bienes Personales, etc., beneficiando al sector de mayores ingresos de la población, el resto de la recaudación tributaria (fundamentalmente IVA y Gnancias, que afectan a las grandes mayorías populares y a los trabajadores) acompañó a la inflación”.

Se advierte también sobre los “parches para sostener los ingresos”, en referencia al giro al Tesoro de la Nación de $15.000 millones del Banco de la Nación Argentina, “afectando el patrimonio y accionar del principal banco público del país; y las utilidades del BCRA, del BICE, del mismo BNA y de otros organismos públicos, que totalizaron $ 41.172 millones en el primer trimestre de este año”.

En el trabajo se advierte que “habiendo deteriorado estructuralmente la matriz tributaria y sólo parcialmente compensado el deterioro con parches de coyuntura, el gobierno sostiene su obsesión de reducir el gasto público para cerrar con un menor déficit primario (antes del pago de los intereses de la deuda), que ejecutó drásticamente en:

a) Reduccción de los subsidios a las tarifas energéticas y de transporte (en moneda corriente $ 7.305 millones, -20,3% con respecto al primer trimestre de 2017).

b) Disminución de las transferencias no automáticas1 a las provincias, camino que se comienza a recorrer y se generalizará en el resto del año, en un marco donde las provincias no administradas por Cambiemos denuncian que la Nación les retrasa o que directamente no se ejecutan dichas transferencias.

c) Fuerte disminución del Gasto de Capital que, en conjunto, comparando primer trimestre de 2018 con el del año pasado, cae en pesos corrientes $ 11.891 millones (un 23,1% menos en valores corrientes). Fundamentalmente en Vivienda y en transporte, que el gobierno sostuvo que compensaría con Participaciones Público-Privadas (PPP), aunque, por el momento, teóricamente existen 6 –seis- contratos a realizarse, pero todavía están en estudio.

El Resultado Fiscal de Marzo de 2018 demuestra que el gasto que más crece es el pago de los Intereses de la deuda. Primer trimestre 2018 contra 2017 se incrementa en un 106,6%, pasando de pagar $ 29.293 millones, a $ 60.522 millones, más que duplicándose.

El magro resultado en la reducción del déficit primario, a costa de disminuir la inversión en obra pública, los subsidios y giros a las provincias (obligándolas a endeudarse y/o a realizar un mayor ajuste), es superado con creces por el peso de los intereses de la cada vez más exhorbitante deuda contraída por el gobierno.

Con estos números se profundiza el déficit: el resultado financiero arroja un déficit de $ 91.523 millones, 29,6% superior al del primer trimestre de 2017, suma que es 2,3 veces más que lo que se destinó a Gasto de Capital en el período.