Una bloguera china revolucionó un hotel de su país con un mensaje que escribió en las redes sociales. Sin embargo, la supuesta broma le salió mal y la policía la metió presa.

La joven, de 19 años, que utilizaba la cuenta de una red social china a nombre de Qianjin Yeye, propuso que cada una de las personas que llegara hasta su habitación en un hotel ubicado en la isla de Hainan, en el sur del país, podría tener sexo de manera gratuita con ella.

“Si alguien viene a buscarme tendrá sexo gratis… 6316”, decía el mensaje, que incluía el número de habitación. No bien se difundió el texto, el complejo comenzó a llenarse de extraños que buscaban con desesperación el cuarto. Se estima que unos 3.000 hombres intentaron llegar hasta su puerta.

Tan masiva fue la convocatoria, que la propia joven tuvo que publicar un nuevo mensaje para pedir que nadie más fuera a buscarla ya que todo se trataba de “una broma”. El revuelo fue tan grande que desde el hotel alertaron a la policía, pero cuando los efectivos llegaron, Qianjin Yeye ya se había ido.

Poco después fue encontrada en un hotel cercano. Fue acusada de prostitución, por lo que deberá pasar 15 días tras las rejas, además de pagar una multa de 500 yuanes (unos 80 dólares).