Una pareja de artistas residente en Nueva York fue hallada muerta el 17 de enero en una habitación de hotel de esa ciudad en circunstancias que las autoridades determinaron como consistentes con un pacto suicida.

Parte del plan suicida de David Koenig, de 33 años, y Ellen O’Meara, de 30, ambos músicos, consistió en dejar una propina a los encargados de la limpieza del hotel Yotel, ubicado a pocas cuadras de Times Square, así como una nota de advertencia.

No mires detrás de la cortina. Estamos muertos. Esto es para ti“, escribieron en una hoja de papel, adherida junto con 20 dólares a una sábana que colgaron en frente de la puerta con el fin de obstruir la vista a los que entraran al cuarto, de acuerdo con lo publicado por el portal RT Actualidad.

Una mucama ignoró el mensaje y descubrió a la pareja acostada boca arriba sobre la cama, con sus cabezas dentro de una sola bolsa transparente, de la cual salían dos tubos de plástico conectados a un par de cilindros rojos.

Fuentes policiales indicaron a New York Post que dentro de los tanques había óxido nitroso, y bajo la cama fue encontrado un libro titulado ‘Suicidio e intento de suicidio: métodos y consecuencias’, que estaba marcado en la sección sobre muerte por asfixia. Se encontraron además dos carpetas grandes en cuyo interior se encontraban los testamentos de los fallecidos.

Según trascendió, la pareja únicamente precisó en el resto de la nota suicida que ya no podía vivir más. De acuerdo con sus compañeros de trabajo, ambos tenían una relación platónica de amistad y sufrían de una profunda depresión.