Alfredo, el padre de la nena brutalmente asesinada por su madre en la noche del miércoles en el barrio porteño de Flores, esbozó unas palabras sumido en un profundo dolor. “¿Cómo voy a estar? Como padre estoy quebrado”, confesó.

El hombre es encargado de un edificio en la calle Granadero 56, en el mismo barrio porteño donde se perpetró el horrible crimen de la nena de 10 años.

Alfredo, agregó que en la antesala del homicidio, la mujer “bajó a comprar la comida para la noche, no había nada raro” que hiciera imaginar terrible desenlace.

El hombre también agregó que los hermanos de la chiquita “están llorando amargamente”la pérdida de la nena.

Sobre la relación entre la homicida y Alfredo, se tejieron varias hipótesis desprendidas de los testimonios recavados entre los vecinos.

Estos indicaban que la relación entre ambos era complicada, y que de hecho, también lo era la convivencia entre el encargado y los habitantes del edificio.

También se habló de una discusión previa a la salida de la nena y su madre del departamento, algo que el propio Alfredo desmintió.