El hombre, de 39 años, aseguró a The Sun que si bien todo fue un error de papeleo por un auto que vendió en 2013, hasta ahora le llegó la notificación de que tenía que pagar unamulta.

El británico añadió que “de la nada” recibió una llamada de las autoridades para informarle que tenía que pagar las 1.200 libras esterlinas al día siguiente, o iban a ir hasta su casa y empezarían a embargarle sus cosas.

Matthew estuvo de acuerdo con “pagar cada centavo” y, aprovechando su buena relación con los bancos, retiró el monto de la deuda en monedas de un penique, indicó el diario.

El inglés puso las 120.000 monedas en su vehículo y luego llamó al policía que estaba a cargo de su caso para que recibiera el pago de la multa; sin embargo, el uniformado no aceptó el dinero, señaló el medio.

Matthew manifestó que actuó de esa manera para darle una lección a la policía, ya que, según él, un hecho como este resulta “aterrador” para cualquier ciudadano. Ahora, es posible que el hombre tenga que pagar una multa más alta.