Mientras en la jornada del miércoles los pañuelos celestes y los verdes colmaron la plaza Congreso, ellos hicieron su irrupción con sus pañuelos rojos. Tímidamente, pero con la firmeza de la convicción, comenzaron a hacer visible su propuesta: trabajar para mejorar las leyes de adopción en la Argentina.

“Somos un grupo de diferentes creencias religiosas e ideologías”, indicó Andrea Petrone. Si bien el movimiento surgió en Córdoba, la campaña que promueven es nacional. “Pedimos que se retome y habilite la adopción directa. Proponemos que se permita regular con todas las garantías legales y que la mamá embarazada desde el momento que decida pueda manifestar su voluntad de no asumir la crianza de ese niño y hacer la adopción desde el momento del embarazo”, detalló.

Al mismo tiempo, la campaña busca terminar con los subregistros por edad para la adopción y concientizar al adoptante.