Una vez más el misterio, la incertidumbre y la preocupación enmarcan el caso de Ariel Naser, el joven que fue hallado en los últimos días por una mujer en Lima, Perú, tras quince años de búsqueda en nuestro país. Sin embargo, cuando parecía que la odisea llegaba a su fin, su paradero nuevamente es desconocido, a pesar de que se encontraba a resguardo del Consulado argentino en territorio peruano.

La historia de Naser comenzó el 11 de junio, día en el que Florence Arce Ross publicó unos videos en su Facebook con el texto: “Su nombre es Ariel Alberto Naser, habla como argentino. Está abandonado en San Borja. Tiene dos hermanos hombres y sus ojos se ponen llorosos cuando le pregunto si extraña a su mamá y si quiere regresar a su casa y me responde que sí. Por favor, ayúdenme a compartir para ubicar a su familia”.

Tras hallar al joven, la mujer acudió a las autoridades y lo llevó hasta la Embajada deArgentina en Perú. Así, empezaron a conocerse detalles sobre lo que ocurrió con Ariel durante todos estos años. La versión de Florence, que se basa en el relato de allegados al joven que se contactaron con ella, es que Ariel estuvo con una mujer trans con la que pasó parte del tiempo en Argentina y otra parte en Perú.

Florence sospecha que parte de ese tiempo, la mamá de Ariel estuvo al tanto de que su hijo, que además de problemas psiquiátricos tendría un serio retraso madurativo, se encontraba con esta persona. En octubre del año pasado, según Florence, la mujer trans falleció, por lo que Ariel quedó a la deriva. Todo cambió en los últimos días cuando su caso llegó a los medios y el Consultado argentino en Perú comenzó a ocuparse de su situación.

Por los problemas psiquiátricos que padece fue llevado a un centro de rehabilitación para adictos llamado Remar, que está ubicado en las afueras de Lima. Sin embargo, en las últimas horas, “a fin de hacerle estudios y análisis clínicos para averiguar si tiene, además, algún cuadro de infección respiratoria”, fue trasladado a otro centro de salud en Perú.

Ahora, fuentes de la Cancillería confirmaron que dieron con otra media hermana de Ariel que podría brindarle asistencia.

Ariel Naser, quien tiene 30 años, salió de su vivienda en la Argentina el 14 de enero de 2003. Tenía 15 años y nunca más fue visto por sus familiares. Luego de enterarse del caso de Naser, el Consulado confirmó la identidad del hombre y señaló que adoptará los pasos necesarios para preservar su salud y retornarlo con sus seres queridos.