Perú se muestra interesada en la experiencia de reuso de aguas que realiza Mendoza

El titular de Irrigación, Sergio Marinelli, recibió a dos ingenieros especialistas ambientales provenientes de Perú y California que buscan llevar al país trasandino la experiencia de los ACRE.

En la mañana de hoy, el superintendente de Irrigación, Sergio Marinelli, recibió la vista de los ingenieros especialistas ambientales provenientes de Perú y California, Osmara Agramonte y Stewart Oakley quienes buscan trasladar hacia el vecino país andino la positiva experiencia en el tratamiento de aguas residuales que se realiza en Mendoza. De la reunión surgió la posibilidad de la firma de un convenio de cooperación entre Argentina y Perú para el asesoramiento y apoyo de Irrigación en la puesta en marcha de un proyecto que regule el tratamiento incorrecto de aguas residuales que hoy por hoy tiene Perú.

“En Perú tienen una planta de tratamiento de aguas residual pero no se realiza allí un tratamiento correcto. Tratan el agua pero la vuelvan directamente al lago Titicaca en vez de reutilizarla para riego de cultivos, como se hace aquí en Mendoza con los Acre (Área de Cultivos Restringidos Especiales)”, aseguró Fernanda González del área de Contaminación de la Subdelegación de Río Mendoza quien junto a Fernando González oficiaron de nexos.

“Visitamos la planta de tratamiento de Campo Espejo y el Acre que se encuentra allí y quedaron maravillados con ello, ya que lo vieron como una posibilidad no tan costosa como otras que han visto; sostenible y sustentable a largo plazo”, sostuvo González. “Lo que más les llamó la atención en este ACRE es los cultivos que allí se riegan con estas aguas tratadas, ya que encontramos pimientos, chauchas y ajíes, entre otros. No sólo olivos y vid como es más habitual”, finalizó.

El tratamiento de aguas residuales en Mendoza

En la provincia existen más de 20 Áreas de Cultivos Restringidos Especiales (ACRE), abarcando más de 7 mil hectáreas, donde se riegan los cultivos con efluentes domésticos tratados bajo estrictas normas sanitarias establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los efluentes tratados de plantas depuradoras cloacales constituyen un recurso hídrico adicional que merece ser considerado dentro de la gestión integral del agua, a fin de hacer frente al crecimiento de la demanda.

Con esta práctica, además,  se completa el tratamiento que se lleva a cabo en las plantas depuradoras de efluentes y se incorporan nutrientes a los suelos,  logrando un aprovechamiento económico que adquiere importancia en una zona árida como Mendoza.

Cuando el agua cumple su función en el uso industrial y en los hogares, AYSAM, municipios y otros operadores tratan estos efluentes cloacales en 40 plantas depuradoras ubicadas en toda la provincia.

En Paramillos (Lavalle), cuenca del Río Mendoza hay una planta depuradora de AYSAM cuyos líquidos cloacales riegan 3 mil hectáreas de ACRE, es decir Áreas de Cultivos Restringidos Especiales. Esta planta cuenta con una serie de 4 piletas o lagunas artificiales donde la depuración se realiza mediante un tratamiento biológico natural en el que se reducen los agentes patógenos y contaminantes por mortalidad bacteriana, gracias a la acción del oxígeno, sol y temperatura. Los líquidos cloacales pasan las lagunas a través de caños o cruces sin consumo energético, hasta que cumplen el ciclo de tratamiento obteniendo la calidad adecuada para poder salir por el  canal de fuga y llegar a los ACREs. De ser necesario y luego de análisis, al agua se le incorpora desinfectantes.

GALERIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *