Cambiemos cerró todas las paritarias a la baja, perjudicando a todos los trabajadores, que es lo mismo que decir a las clases sociales bajas y medias“, disparó en su discurso desde el club El Porvenir. También cuestionó que “el único camino que proponen es el suicidio de un ajuste cada vez mayor“, y aseguró que “tarde o temprano habrá que cambiar” la quita de subsidios sobre las tarifas en los servicios públicos y el transporte.

En el Senado votamos una ley en contra de los tarifazos y la vetaron, pero la gente no las puede pagar“, sentenció.

Las palabras más duras, sin embargo, estuvieron dirigidas a los dirigentes del kirchnerismo, que hicieron pintadas frente a la sede del club del sur del conurbano en las que lo acusaban de “traidor”. “Para algunos, uno es un traidor“, arrancó el rionegrino, “por haber permanecido siempre dentro del peronismo“, cotinuó. “Nosotros nunca nos fuimos. Estuvimos con los presidentes que gobernaron este país, incluso con los que cumplieron un ciclo. La construcción de Unidad Ciudadana define un espacio ideológico distinto. Históricamente no tenemos nada que ver con grupos de izquierda dura. El peronismo nunca trabajó para un golpe, fue víctima. En general, cuando hubo un golpe en Argentina, los compañeros iban presos“.

Pese a eso, destacó la presidencia de Néstor Kirchner, “con el proceso de recuperación que empezó Duhalde“.