La noche del 2 de marzo, a las 23:30 aproximadamente, Ayelén y Diego cenaban en su domicilio de Florencio Varela, cuando irrumpieron en su domicilio dos móviles de la policía municipal, por un llamado al 911 que denunciaba violencia de género.

La pareja se acercó al portón de ingreso intentando explicar que nada había sucedido y que inclusive,  podían acercarse a la comisaría para aclarar los hechos. Pero los oficiales desafiaron a Diego diciendo “si sos macho salí a pelear”.

En su relato a cronica.com.ar, Ayelén agregó: “Mi marido se niega y en un momento de distracción un oficial le da una trompada en la cara y entre los cinco efectivos taclean a mi marido y a trompadas lo voltean contra la medianera de mi casa”.

“Cuando Diego cae al suelo, ya dentro de mi patio empiezan a darle patadas y piñas en el rostro y cuerpo entero provocándole serias lesiones” relató la mujer, quien además indicó que el episodio duró alrededor de 10 minutos con su marido esposado, indefenso y ensangrentado.

Luego, fue trasladado en el móvil donde “lo siguen golpeando, e incluso uno de los oficiales saca su arma y lo golpea en la cabeza y en la oreja”.

El episodio fue alertado a la Defensoría de Derechos Humanos de la municipalidad, desde donde enviaron una nota en la que repudian la salvaje agresión.