Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Funcionarios de los departamentos judiciales de Morón, de La Matanza y de Moreno -General Rodríguez, en el oeste del conurbano bonaerense, afirmaron hallarse preocupados a raíz de la seguidilla de violentos asaltos que en la región padecen jubilados a manos de bandas delictivas, cuyos integrantes fingen ser empleados de empresas degas, quienes reducen a las víctimas al argumentarles que deben revisar las instalaciones de las viviendas, por supuestas pérdidas en las ca-ñerías.

A modo de ejemplo de la proliferación del accionar de estas gavillas, daremos a conocer 3 nuevos ilícitos de esta modalidad que se registraron en las últimas semanas en Paso del Rey, en el partido de Moreno, en Ituzaingó, y en Castelar Norte. Se investiga si existe relación entre los episodios.

Los voceros revelaron que el primero de los hechos se produjo el jueves pasado, cuando Alfredo Garzón, de 63 años, se hallaba junto a una empleada doméstica en una finca situada en Reverendo Padre Luis Varvello al 100, casi en el cruce con la avenida Bartolomé Mitre, en Paso del Rey, oportunidad en la que 5 hombres se presentaron en la casa y le señalaron que eran operarios de una firma de suministro de gas y que tenían que revisar las instalaciones, porque se había denunciado la existencia de una pérdida del fluído.

Sin embargo, al ingresar al inmueble, los forajidos redujeron a las infortunadas víctimas, a quienes les sustrajeron varios objetos de valor. El ilícito se denunció en la comisaría de Paso del Rey (5a de Moreno), cuyos pesquisas realizan diferentes procedimientos con la intención de establecer el paradero de los asaltantes. Vecinos de Garzón dijeron que al sexagenario lo despojaron de electrodomésticos, dólares y alhajas.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, semanas atrás hubo 2 casos de similares características, que ocurrieron con muy pocas horas de diferencia y a unas 15 cuadras de distancia, por lo que se sospecha fueron consumados por los miembros de una misma organización.

Trascendió que uno de los asaltos tuvo como víctima a Amalia Josefa Monzoni, de 93 años, quien fue atada por 3 sujetos que, con idéntico ardid, lograron ingresar a su vivienda, que está ubicada en calle General Juan Antonio Lavalleja al 100, entre Atacama y Paysandú, en Ituzaingó. Por otra parte, momentos más tarde, Ana María Donato, de 79 años y su pareja, fueron reducidos por 3 falsos operarios de una empresa de gas en una casa instalada en la calle Gobernador Bruno de Zabala al 2800, entre Pergamino y San Nicolás, en Castelar Norte. Como consecuencia del accionar de los asaltantes, se investiga si los ilícitos están vinculados.

Cuñado de Maradona

El 6 de abril pasado Gastón Sebastián Oliva, de 32 años -hermano de Rocío Oliva por parte de padre y cuñado de Diego Armando Maradona– fue apresado al estar acusado de ser parte de una organización de falsos operarios de gas, que desvalijaron a un jubilado italiano, de 80 años, en Boulogne Sur Mer al 100, en Villa Madero, en el partido de La Matanza. Al conocerse el episodio, el ex futbolista y su pareja dieron a conocer un comunicado en el que señalaron que no tenían relación con el sujeto y que repudiaban el asalto.