Presentan ley para regular el dictado de la educación sexual en Mendoza

El diputado Gustavo Majstruk (PJ) presentó un proyecto de ley que busca regular de manera específica la educación sexual dictada en establecimientos provinciales de gestión pública y privada, respetando los diferentes derechos reconocidos por las leyes y constituciones provincial y nacional, y tratados internacionales.

La iniciativa propuesta tiene por objeto establecer, tanto para el nivel inicial como para la educación provincial primaria y secundaria de gestión pública, una enseñanza laica sobre sexualidad desprovista de todo tipo de ideología, política, filosófica, religiosa, de género y de cualquier otra índole.

Además, prevé que la educación sexual tendrá su fundamento en conocimientos científicos validados sobre la naturaleza y biología humana y, se dictará siempre teniendo en cuenta el grado de madurez y el desarrollo psicosexual del niño, niña o adolescente.

Entre otros puntos se destaca que todo establecimiento educativo de gestión privada tendrá el derecho a impartir educación sexual en el marco de sus convicciones o idearios institucionales. Además cada establecimiento podrá optar por la transversalidad o no, de la educación sexual.

En cuanto a los padres y/o representantes legales tienen el derecho a ser informados, con anticipación a los talleres o jornadas de educación sexual, acerca de los ejes temáticos sobre los cuales se abordará.

“Este proyecto busca el fortalecimiento del rol de la familia en la efectivización de los derechos de las niñas, niños y adolescentes. Apostamos por una educación laica que enseñe a pensar y a razonar por sí mismo al educando, no qué pensar. Sus orientaciones religiosas, morales, sexuales o de cualquier índole corresponden al ámbito privado de la persona”, señaló Majstruk.

El legislador sureño agregó que “la laicidad no impone ningún tipo de perspectiva o ideología que no se adecúe a los principios y valores morales de una persona, ni influye en la construcción ni deconstrucción de los mismos; de eso se trata la democracia, de una diversidad donde todos somos respetados en nuestra manera de pensar y ver la vida, y, es lo que se debe enseñar. Justamente por la laicidad de la educación pública se garantizan los derechos de conciencia, de libertad de pensamiento y religión de las personas”.

“A partir de ello es que, consideramos que impartir la educación sexual desde la perspectiva de género es vulnerar estos derechos, ya que perspectivas, hay muchas y, ésta en particular, muchas veces no se ajusta a los valores morales o religiosos de los niños y de sus padres o representantes legales”, concluyó Gustavo Majstruk.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *