Sputnik
El presidente de la Generalitat comenzó su discurso afirmando que “vivimos un momento excepcional. Lejos de ser un tema doméstico, este es un asunto europeo. De mi comparecencia no esperen chantajes ni insultos. El momento es muy serio. Tenemos una necesidad imperiosa de reducir la tensión”.
Asimismo, afirmó que la manera de avanzar no puede ser otra que la democracia y la paz. “Lo que hoy voy a exponer no es una decisión personal, es el resultado del 1 de octubre”.
Cataluña celebró el conocido como 1-O un referéndum de autodeterminación, que se desarrolló con grandes episodios de violencia policial. Se reportaron más de 800 heridos. El líder catalán sostuvo que “el objetivo era provocar pánico y que la gente renunciara a votar. Sin embargo, más de dos millones de personas vencieron el miedo y votaron”.
“Soy muy consciente de que hay mucha gente angustiada y espantada por lo que ha pasado y puede pasar. La violencia gratuita y la decisión de algunas empresas de abandonar Cataluña, algo que no tiene efectos reales sobre nuestra economía, son hechos que admito que han enturbiado el ambiente. A los que tienen miedo les envío un mensaje de tranquilidad y empatía”.