Putin aún no está preparado para poner fin a la guerra. Cuando lo esté, debemos estar preparados

Ucrania

Sólo los ucranianos tienen derecho a decidir cuándo negociar y qué concesiones hacer. No deben ser presionados de nuevo para alcanzar un acuerdo de paz que no puedan cumplir, como ocurrió en Minsk en 2014. Tampoco deben ser presionados para una guerra interminable.

Estamos estableciendo una opción totalmente falsa sobre Ucrania que, de seguir adelante, podría socavar innecesariamente la unidad europea. La semana pasada, una encuesta para el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores mostraba la aparición de dos bandos en la opinión pública europea: un mayor bando pacifista (35%) que quiere cortar y huir ahora, y un menor bando justiciero (22%) que quiere seguir adelante hasta la victoria. De hecho, si se observa el detalle, hay tres grupos, y el más numeroso (43%) opta tanto por la paz como por la justicia.

Esta división entre paz y justicia se refleja también en la polémica pública. En un extremo está Henry Kissinger, argumentando en Davos que Ucrania debería ceder territorio ahora para asegurar un alto el fuego y advirtiéndonos que evitemos humillar a Vladimir Putin. No es de extrañar que esto provocara una aguda reacción por parte de quienes señalan correctamente que Putin no da señales de estar dispuesto a negociar seriamente o a responder a las concesiones. Lo más probable es que una tregua preventiva no sólo no garantice una paz duradera, sino que también deje a Putin en posición de volver y apoderarse de más territorio ucraniano una vez que reagrupe sus fuerzas.

En el otro extremo, los apasionados partidarios de Ucrania, como Anne Applebaum y Timothy Snyder, creen que toda negociación es un apaciguamiento y que hay que respaldar a Ucrania frente a Rusia hasta conseguir la victoria total. Convenientemente, nunca definen qué es la victoria. ¿Es hacer retroceder a Rusia a las líneas del 23 de febrero? ¿O fuera del territorio ucraniano? ¿Tiene Ucrania que seguir luchando hasta que las fuerzas armadas rusas queden definitivamente inutilizadas y Putin sea desbancado?

En este debate parece que no hemos aprendido ninguna de las lecciones de nuestra historia. Sólo puedes imponer condiciones a un país si lo invades y lo conquistas, como hicieron los aliados en Alemania en 1945. De lo contrario, incluso los «ganadores» tienen que negociar, como en Versalles en 1919. Y como nadie propone que Ucrania invada a Rusia, Volodymyr Zelenskiy tiene razón al sostener que esta guerra tendrá que terminar con una solución negociada. Rusia seguirá existiendo como vecina de Ucrania, y seguirá teniendo fuerzas armadas mucho mayores. Sólo habrá una paz duradera si no dejamos a Rusia alimentando un agravio, aislada y esperando la próxima oportunidad para invadir.

Siempre existe una tensión entre la paz y la justicia cuando se intenta resolver un conflicto. Si el presidente Santos Calderón de Colombia hubiera dicho a los líderes de las FARC en 2012 que quería la paz pero que tendrían que ir a la cárcel durante 30 años, no hubiesen estado interesados en negociar. Igualmente, habría sido un error aceptar una amnistía general después de 50 años de guerra, sin tener en cuenta a las víctimas . En su lugar, Santos estableció un sistema de justicia transicional para lograr un equilibrio entre la paz y la justicia, para dar a las víctimas del pasado el cierre que merecían y al mismo tiempo asegurarse de que no hubiera nuevas víctimas en el futuro. El mismo equilibrio entre paz y justicia tendrá que darse en Ucrania.

Fundamentalmente, este debate pierde de vista el hecho esencial de que son los ucranianos los que luchan, no nosotros. Podríamos haber salido en su defensa como hicimos con Polonia en 1939 (demasiado tarde), en Kuwait en 1991 o en Kosovo en 1999. Pero decidimos no hacerlo. Por tanto, sólo los ucranianos tienen derecho a decidir cuándo negociar y qué concesiones hacer. No deben ser presionados de nuevo para alcanzar un acuerdo de paz que no puedan cumplir, como ocurrió en Minsk en 2014. Tampoco deben ser presionados para una guerra interminable.

Putin todavía no está preparado para negociaciones serias. Pero es posible que lo esté, dependiendo de sus cálculos después de la batalla del Donbás, así que tenemos que estar preparados. Podría declarar un alto el fuego in situ, como hizo en 2014, aferrándose al territorio que conquistó. Eso dejaría a Ucrania con otro conflicto congelado, que Putin aprovecharía para impedir que el país avance por la senda de un futuro europeo. Ese alto el fuego sería una trampa. Puede que Ucrania tenga que insistir en luchar y hablar al mismo tiempo para conseguir un acuerdo satisfactorio. En esas negociaciones debería contar con el apoyo de sus aliados, que tienen la llave de las sanciones y las garantías de seguridad para disuadir a Rusia de volver a invadirla. Debemos actuar ahora para crear un grupo de amigos de Ucrania que ofrezca ese apoyo, como se hizo en otros procesos de negociación.

La mayor garantía de un futuro seguro para Ucrania está en manos de la Unión Europea. Si a Ucrania se le ofrece ahora el estatus de candidato y una vía clara de adhesión, aunque sea larga, será mucho más difícil que Rusia vuelva a invadirla. Esto también daría al gobierno de Ucrania las fuerzas e incentivos que necesita para reformar fundamentalmente un sistema dominado por un legado corrupto de la era soviética de oligarcas y cleptócratas. Es difícil para la UE, que es muy consciente de sus errores pasados al dejar entrar a los países demasiado pronto. Pero la UE sabe que Ucrania es un caso especial.

Fuente: Artículo publicado por Jonathan Powell en The Guardian.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.