Reclaman por un precio accesible del misoprostol

Durante el gobierno de Macri la droga aumentó 1280 %

Entre 2011 y 2019 el precio del misoprostol estuvo siempre por encima de la inflación. Si se toman como referencia los últimos dos períodos presidenciales, registró una “aceleración descomunal” entre 2015 y 2019. Mientras que en el de Cristina Fernández el precio aumentó un 91%, en el de Mauricio Macri el incremento fue de 1280%. Teniendo en cuenta que el misoprostol es un medicamento esencial para el acceso la interrupción legal del embarazo, la organización Observatorio Nacional de Acceso al Misoprostol, recomendó la urgente sanción de la ley de acceso al aborto legal, seguro y gratuito y que el Estado garantice que el misoprostol sea accesible y gratuito para toda la población.

Durante el gobierno de Mauricio Macri, entre 2015 y 2019, el misoprostol sufrió 47 aumentos. Pasó de costar 611, 48 pesos a 8441, lo que representó un 1280 por ciento de aumento. Si se compara este dato con el acumulado de inflación del período de un 287,2 por ciento, la evolución real del precio es de 256, 2 por ciento.

Durante el gobierno anterior, el misoprostol costaba 320 pesos en 2011 y terminó en 611 pesos en 2015, es decir que aumentó un 91 por ciento. Durante el mismo periodo la inflación fue de 198 por ciento. Por lo tanto, la evolución real del precio estuvo un 35,9 por ciento por debajo de la inflación.

Los datos son parte del primer informe del Observatorio Nacional de Acceso al Misoprostol, una organización nueva coordinada por Candela García, que tiene entre sus objetivos difundir información sobre avances científicos en torno a este medicamento, monitorear el uso e incidir en políticas públicas que garanticen la democratización del acceso.

En la presentación realizada el jueves, García recordó las ventajas del uso de este medicamento, que es considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) esencial, y que es la forma más usada para abortar en el primer trimestre de embarazo. “Tiene un 85 por ciento de efectividad cuando se usa de forma correcta, evita cirugías o tratamientos invasivos como el legrado o la aspiración y no requiere internación ni anestesia”, explicó. Al ser un medicamento esencial, “debe estar disponible, en cantidad suficiente, con precios accesibles y con calidad garantizada, según la OMS. Algo que en Argentina no se cumple: acceder de manera gratuita es una lotería, depende del profesional que te toque, de la localidad donde vivas…”, agregó.

Las principales barreras para el acceso de forma particular al medicamento son dos: el precio (hoy está entre 5200 y 8600) y la receta archivada. En el informe se detalla que hay dos medicamentos que contienen misoprostol habilitados para su comercialización en el país: Oxaprost, producido por Laboratorios Beta, que está combinado con diclofenac y está indicado para patologías gástricas. Se consigue en farmacias con una presentación de dieciséis pastillas (cuando para un aborto se necesitan doce). Hasta 2018, a pesar de no ser producido con fines ginecológicos, fue el único medicamento habilitado por ANMAT que contenía misoprostol. Y el Misop 200, producido por Laboratorios Dominguez. Se consigue en farmacias con una presentación de doce pastillas. En julio de 2018 la ANMAT aprobó a Domínguez la producción con fines gineco-obstétricos y en octubre de ese año habilitó la venta en farmacias del producto. Salió a la venta al público en noviembre de 2018.

“La situación actual es de oligopolio, que es mejor que la de monopolio pero no suficiente”, apuntó García.

El misoprostol recién estuvo por debajo de la inflación en 2020 cuando el nuevo gobierno nacional, al frente de Alberto Fernández, hizo un acuerdo de precios que redujo los medicamentos en un 8 por ciento. De todas maneras, sigue siendo inaccesible para muchas mujeres. Otro dato que compararon en el informe es la relación del precio del medicamento con el salario mínimo. Mientras nueve años atrás representaba el 20 por ciento del salario mínimo a partir de 2016 representa el 50 por ciento.

En la actualidad, “alrededor de 1,2 millones de mujeres no puede afrontar los costos de una caja de misoprostol. Mientras que el costo mínimo del misoprostol fue de $4828 pesos en marzo de 2020, el ingreso promedio de las mujeres del decil más bajo fue de $3949 en el primer trimestre de este año, es decir, un 18,2% por debajo del costo del medicamento”, explicó Estefanía Pozzo, quien junto a Gala Abramovich son parte de la organización.

Finalmente, la organización propuso:

*La urgente sanción de la ley de acceso al aborto legal, seguro y gratuito y que el estado garantice que el misoprostol sea accesible y gratuito para toda la población.

*Alentar la producción pública de misoprostol para bajar el costo en las compras estatales y garantizar el acceso gratuito en todo el sistema de salud a todas las personas que lo necesiten.

*Favorecer acuerdos de precios entre el Estado, laboratorios y farmacéuticas, con control por parte de la Secretaría de Comercio.

*Promover establecimientos de precios de referencia de misoprostol

*Incentivar la producción y comercialización del medicamento para fomentar la competencia y evitar la formación de monopolios y oligopolios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *