@jorgecicu 

Las 36 horas de medidas de fuerza de los gremios y movimientos sociales que comienzan hoy se presenta como la más fuerte que se ha realizado durante los casi tres años de gobierno de Cambiemos. Serán dos jornadas distintas, pero con un fuerte mensaje ambas. Diferentes no sólo por quienes las lideran, sino por la metodología de protesta y el mensaje que pretenden dar.

Son dos jornadas de protesta diferentes que marcan una división en el frente de las organizaciones sindicales y quienes las van a liderar el año próximo, marcado por la contienda electoral. El año próximo se elegirá un nuevo gobierno y las jornadas de este lunes y martes empiezan a dibujar cómo se pararán en esa elección los movimientos sindicales.

Este lunes al mediodía arranca una jornada de movilización a Plaza de Mayo y cese de actividades por parte de las dos CTA y movimientos sociales. Estos se unirán al paro nacional de 24 horas de mañana, convocado por la CGT, al que se unirán -lo que marcará su fortaleza- todos los gremios del transporte.

Pero este lunes marcará el debut en las calles de una nueva estructura gremial, el Frente Sindical para el Modelo Nacional (FSMN). Este espacio, cuyo gran referente es Hugo Moyano, aglutina a unos 70 gremios, con Camioneros, Smata y La Bancaria como los más poderosos.

No sólo se unirán a la movilización de este lunes a la Plaza de Mayo y al paro nacional de mañana, sino que anunciaron una gran marcha para el 20 de octubre, rumbo a Luján, bajo la consigna “Paz, Pan y Trabajo”. El despliegue de un plan de lucha propio, al margen de las estructuras de la CGT.

Pero este plan es más amplio, pues incluye trabajar por la unidad del peronismo pensando en 2019 -ya se reunieron con las bancadas del kirchnerismo y del massismo-. Moyano no ocultó en el acto de Ferro que quieren ser los articuladores de un espacio electoral peronista para las próximas elecciones. Y también, obvio, aspiran a pelear la conducción de la CGT.

Este lunes arrancan dos jornadas de protesta. Una apuesta a una movilización contundente, la otra a paralizar mañana toda actividad en el país. Días que marcarán una división en el movimiento obrero cuyas consecuencias se verán en la arena de la política electoral.